Esteroides pueden ser una bomba de tiempo para el corazón

El desmán de estas sustancias sintéticas tiene mercadería adversos en la vigor

Si adecuadamente los esteroides anabólicos pueden mejorar algunos tipos de rendimiento o ciertos aspectos de la apariencia, son drogas peligrosas que, cuando se usan de forma inapropiada, pueden ocasionar una serie de consecuencias severas y de larga duración a la vigor, en algunos casos, irreversibles. Uno de los daños más comunes: Los cardiovasculares.

Estos compuestos sintéticos, están relacionados con la testosterona, –hormona que promueve el explicación de los caracteres sexuales secundarios masculinos y acelera el crecimiento muscular. De acuerdo a los resultados de diversos estudios, su uso contribuye al explicación de enfermedades del corazón, en parte, porque alteran los niveles de lipoproteínas (moléculas compuestas de proteínas y grasas) que se encargan de trasladar el colesterol y otras sustancias similares a través de la cepa.

Es por ello, que la dependencia de gimnasios Gold’s Gym, viene promoviendo una campaña “Anti-Esteroides” con el objeto de educar a deportistas y conocido genérico  sobre los mercadería de los esteroides anabólicos en la vigor y la importancia de percibir masa muscular de modo saludable, promoviendo a su vez, el esfuerzo individual con entrenamiento asistido a través de su equipo de entrenadores profesionales.

Diversos tipos: Múltiples problemas

Los de esteroides de tipo verbal, aumentan el nivel de la lipoproteína de desestimación densidad (LDL) y disminuyen los de incorporación densidad (HDL), elevando el peligro de arteriosclerosis, una condición en la que las sustancias grasas se depositan en el interior de las arterias alterando el flujo rojo.

Éstos además aumentan el peligro de que se formen coágulos de cepa en los vasos sanguíneos, lo que puede interrumpir el flujo de cepa, lesionando el músculo cardíaco de modo que no bombee eficientemente la cepa provocando una insuficiencia cardíaca con posibilidad de presentar arritmias. Otras complicaciones importantes son: infarto agudo de miocardio, hipertensión arterial, vasoespasmo coronario, fibrilación auricular y accidentes cerebrovasculares.