Exigen habitantes de Tetepelcingo vivir en paz

“Queremos comportarse en paz” es el deseo de los habitantes de esta población indígena de la Costa de Oaxaca, que el pasado 24 de agosto, recuperaron el inmueble de esta agencia, con lo que, el Consejo de Ancianos, dio posesión a Romeo Acevedo como agente municipal.

Luego de más de cinco abriles que la agencia se mantuvo en poder de la profesora Esperanza Hernández, quien realizó usurpación de funciones, los Tatamandones convocaron a la población para la recuperación del inmueble y darle posesión al nuevo agente electo por Usos y Costumbres, dijeron.

Como se recordará, desde inicio de esta establecimiento municipal en San Lorenzo, al que pertenece esta población, que encabeza el regidor, Baltazar Hernández; se intentó en varias ocasiones por la vía del diálogo con los integrantes del Consejo de Defensa de los Derechos del Pueblo (CODEP), movimiento al que pertenece la profesora Esperanza Hernández, la devolución del inmueble pero, no hubo respuesta positiva.

Por el contrario, cada vez que está población se organizaba para la recuperación de la agencia, se tuvieron varios enfrentamientos que dejaron personas heridas de los dos lados, por lo que, se recurrió a las diversas instancias del gobierno de Oaxaca para darle finiquito a este problema que dividió a sus habitantes.

Sin confiscación, las dependencias del gobierno de Oaxaca, “no hicieron caso de nuestro problema a pesar de que llevamos a cada una de las oficinas una solicitud para que nos ayudaran a recuperar el palacio” explicaron los Tatamandones.

Delante la indiferencia y apatía de los funcionarios, los Tatamandones se organizaron para la recuperación de su agencia, “nosotros construimos este palacio, todo el pueblo cooperó para que hoy tengamos esta agencia; no recibimos apoyo del gobierno; siquiera la profesora Esperanza sabe lo que sufrimos para construirlo porque no vivía aquí” aseguró el Consejo de Ancianos.

Dijeron, que la ordenamiento CODEP ha perdido fuerza y adeptos en esta comunidad, donde tuvo auge pero, conveniente a los actos de corrupción de sus líderes, entre ellas, la profesora Esperanza Hernández, ha decaído, por lo que, ahora, “sólo son aproximadamente, de unos sesenta miembros” dijeron.

A una semana de su recuperación, la población inició la honradez del inmueble así como de los espacios públicos como los baños, la explanada y las oficinas de reuniones diversas ya que se estaban deteriorando por el descuido en el, que lo mantenían, dijeron.

Asimismo, lamentaron que la profesora, use la acometida verbal contra el Consejo de Ancianos, y por ello, la responsabilizan de cualquier acto violento contra cada uno de sus integrantes que pudiera presentarse en los próximos días.