Experto prevé alza de miopía entre menores por abuso de móviles

Siete de cada diez niños y jóvenes podrían padecer miopía para el 2025 , por el uso excesivo de los dispositivos móviles por parte de menores de antigüedad, advirtió el diestro mexicano Óscar Antonio Ramos.

Los niños están usando estos dispositivos al mismo ritmo que un adolescente o adulto, entre 8 y 9 horas diarias y eso deriva en problemas visuales”, afirmó Ramos, presidente de la carrera de optometría de la Aptitud de Estudios Superiores (FES) Iztacala.

En el mundo, cerca de 80 % de los niños sufre de miopía (visión corta), hiperopía (hipermetropía) –dificultad para ver de cerca-, astigmatismo -visión distorsionada- o presbicia -conocida como panorama cansada en la que se tiene dificultad para ver de cerca-.

El uso de un dispositivo electrónico obliga a que el ojo enfoque en un espacio en particular durante un tiempo prolongado y, como con cualquier otro entraña del cuerpo, exigirle demasiado lleva al explicación de alteraciones de visión”, detalló.

Es por ello que Ramos pronosticó que para el 2025, al menos 90 % de la población de niños y jóvenes tendrá algún problema de visión y de ese porcentaje, siete de cada diez serán miopes.

 

Mientras hace unos cinco o seis primaveras se utilizaban antiparras de refrigerio a los 45 o 50 primaveras, hoy se ve “a jóvenes de entre 30 y 35 primaveras que tienen problemas de visión cercana y eso es a consecuencia del uso excesivo de la tecnología”.

Al principio, explicó Ramos, se desarrolla “un problema de enfoque que se comporta en términos muy similares a la miopía, es una condición en la que el excesivo trabajo cercano empieza a promover alteraciones de visión lejana y, de no ser atendidos, pueden derivar en un futuro en miopía”.

Cansancio lente, lagrimeo, luceros rojos, inclinar la cabecera cuando se está mirando la televisión y entornar los luceros para alumbrar su visión, son los principales síntomas de esta patología.

“No podemos afirmar que la tecnología sea mala, en verdad la necesitamos para desarrollarnos como individuos, lo único que hay que hacer es cuidar los tiempos de exposición” a ella, aseguró.

Recomienda que si es necesario ocurrir mucho tiempo al frente de una computadora, tableta electrónica o algún otro dispositivo, se debe “tomar un refrigerio para descansar los luceros, mirar de acullá, descansar de la radiación de aditamentos”.

Y si los síntomas son más evidentes, se debe inspeccionar a un optómetristaa, que “es el único profesional que va a calcular la grado que se necesita”.

Lo que se necesita ahora es educar a la población.  Así, la prevención sería lo más importante. “A nosotros, los médicos, nos toca hacer nuestro trabajo, apoyar al paciente para que desarrolle sus actividades y tenga un mejor vigor visual”, aseveró.