Fallece la leyenda de la moda Hubert Givenchy

El modisto y creador francés Hubert Givenchy, una lema de la entrada costura para quien “el vestido debe acomodarse al cuerpo de la mujer, no el cuerpo de la mujer a las formas del vestido”, falleció el pasado sábado a los 91 primaveras, aunque no se informó hasta hoy. 

 

Nacido el 20 de febrero de 1927 en el seno de una tribu aristocrática en Beauvais, unos 80 kilómetros al noroeste de París, el modisto se retiró de número en 1995, pero se mantuvo hasta sus últimos días como uno de los grandes iconos de la brote en los cincuenta del “prêt-à-porter” de entrada grado, una moda mucho más informal, pero con todos los estándares de calidad. 

 

 

está considerado un pionero en la moda de la segunda parte del siglo XX, la que estaba todavía íntimamente ligada al oficio artesanal, y sus piezas marcaron un punto de inflexión.  

 

Posteriormente de él vinieron nombres hoy consagrados como Yves Saint Laurent, Valentino, Karl Lagerfeld, Dolce&Gabanna, Donatella Versace o Giorgio Armani.

A pesar de que su tribu poseía una próspera taller de tapices, Givenchy prefirió irse a París a estudiar costura. Contaba solo con 17 primaveras y fue un simbólico aire de rebeldía en una época en la que estudiar moda se veía con escama. 

 

Givenchy crea “los separables”, faldas ligeras combinadas con blusas de algodón voluminosas. El concepto de lo “relajado chic” había nacido.

Dos primaveras más tarde, crea su primera límite de “prêt-à-porter” de opulencia bautizada “Givenchy Université”.

 

El éxito de sus creaciones le sirven para ganarse portadas como las de la revista Elle y las actrices del Hollywood y otras celebridades se pelean por contar con él. 

 

En 1957, el tándem Givenchy-Hepburn rompe moldes. El creador invita a su actriz y musa a que promocione el primer perfume del diseñador, “L’Interdit”.

Se trató de la primera suerte de cine que dio su imagen a un perfume y el éxito fue concluyente. 

 

 

En 1973, impulsa su límite de moda masculina Dandi Givenchy y en 1978 sus colegas de profesión le premian con el prestigioso “Dé d’or” (“Dedal de Oro”) de la entrada costura. 

 

En 1988, integra su marca Givenchy en el corro de opulencia francés Louis Vuitton-Moët Hennessy (LVMH) hasta que en 1995 se retira hastiado de la deriva del mundo de la moda.

 

“La pasarela de ahora es muy vulgar”, opinó en una entrevista a Efe concedida en 2014 cuando promocionó en Madrid una exposición sobre sus creaciones en el Museo Thyssen-Bornemisza.