Guerreros Azules apoya a padres de niños y adolescentes con diabetes tipo 1

El ataque al tratamiento oportuno es un derecho humano

Una aguda crisis de desabastecimiento en materia de medicinas desde hace más de dos primaveras vive Venezuela. Y la situación no parece mejorar. A principios de este año, la Agrupación Farmacéutica de Venezuela (Fefarven), reportó una escasez de medicamentos ubicada en 85%, incluidos los antibióticos e hipertensivos, los anticonvulsivos, anticoagulantes, los anticonceptivos regulares, algunos tipos de antimicóticos. Así como medicamentos para tratamiento del cáncer, la diabetes y la hemofilia, entre otras.

En el caso de las personas con diabetes, por ejemplo, la insulinización es fundamental, puesto que las consecuencias de la no complemento a este tratamiento pueden ser fatales. Por ello, la Ordenamiento Mundial de la Vigor (OMS) decretó que todos los humanos en el mundo, afectados por la diabetes, deben admitir el adecuado tratamiento con insulina, para así mejorar su calidad de vida.

Esta verdad, encima de poner de manifiesto la relevancia del tratamiento oportuno, ha servido para evidenciar que Venezuela cuenta con un talento humano que ha acabado notables aportes en el campo de acción de lozanía.

Ejemplo de ello es la Asociación Civil Guerreros Azules, que desde hace casi un año viene realizando una significativa tarea para mejorar la calidad de vida de los niños con diabetes tipo 1 y sus familiares, mediante talleres de orientación, dotación de insumos y medicinas, así como soporte psicológico y educativo.

Esta estructura nació el 18 de noviembre de 2016, como una iniciativa que búsqueda fomentar los grupos y contactos de personas con esta condición en el país. “Nuestro objetivo principal es el de crear una gran red de apoyo para ayudarnos mutuamente en la búsqueda de medicamentos, educar a nuestros guerreros y aplaudir esperanza”, explicó Martha Palma Troconis, coordinadora militar de la asociación, quien yuxtapuesto a Melissa Cipriani, Mariola Osechas, Ileana Gil, forma parte del equipo fundador.

El plan fue creado con la intención de convertirse en narración doméstico e internacional en el manejo, control y educación de este tipo de diabetes, tanto para las personas que viven con esta condición, como para su entorno sencillo, encima de instituciones públicas y privadas, con la finalidad de cambiar los paradigmas sobre la condición de lozanía.

Estableciendo prioridades

Una de las labores más importantes que viene desarrollando esta red de apoyo es el trabajo que realiza en el Hospital J.M. de los Ríos, donde se controla la longevo cantidad de pequeños con esta patología, provenientes no solamente de Caracas, sino todavía del interior del país.

Uno de los problemas más apremiantes que deben carear son los casos de desnutrición, situación que, si adecuadamente es circunspecto para cualquier chaval, lo es aún más en el caso de pequeños con diabetes tipo 1, explica Palma. Por otro costado, han aumentado los casos de cetoacidosis –que es el estadio previo al coma diabético-, agregó.

En paralelo, la estructura realiza grandes esfuerzos para trabajar en los niños que presentan lo que se conoce como “première diabético”, que es el momento del diagnosis original. Una situación compleja para el pequeño y su grupo, por cuanto deben hacer frente a una condición de la cual tienen muy poca información, señaló Palma.

Movimiento en expansión

La importancia de crear consciencia en la colectividad sobre esta condición, de diabetes tipo 1

La institución ya cuenta con casi 200 miembros registrados. Y tiene prevista una serie de actividades para crear un huella multiplicador: Servir como útil para educar al colectivo sobre todo lo relativo a la diabetes tipo uno.

El acercamiento con los jóvenes que poseen la condición ha sido fundamental para ello, según Palma. “Hemos tenido mucho contacto con quienes llamamos ‘los guerreros crecidos’, que son los mayores de 21 primaveras. Nos dieron ideas maravillosas, hemos realizado una campaña sobre mitos y realidades, que aun no ha desencajado a la luz pública”.

Entre los próximos eventos previstos por la red de apoyo se encuentra lo que se denominó como “El Camino del Marcial”, el cual está pautado para el mes de la diabetes, este 19 de noviembre en Caracas. Durante este día, la asociación civil ha organizado un día de juegos y actividades físicas y recreativas dedicadas a niños y jóvenes con esta condición.

El principio de esta iniciativa radica en que la diabetes se afronta en grupo. Por lo que esta actividad va a ser por los niños y sus papás. Y así prepararlos para los retos que deberán afrontar, es aseverar, para pasar por ese “Camino del Marcial”.

La importancia es crear consciencia en la colectividad sobre esta condición, apuntó Palma. Planifican un trabajo educativo-informativo en algunos colegios, que arrancará este 19 de noviembre con “El Día Celeste”.

Se comercio de una prueba piloto en cinco colegios para balbucir sobre la diabetes. “Estamos en la búsqueda de esa forma de llegarles, poco usual, que sea más directa, más divertida, para que a los niños les llegue la información”, destacó Palma.

Esta primera estampación tendrá empleo en la Institución Washington y los colegios Emil Friedman, Los Campitos, Merici, y Champagnat. El objetivo: Hacerlo extender la actividad durante todo el año, para impresionar a cubrir a todos los colegios.

La red de apoyo todavía cuenta con una diferente actividad corporativa que se dará a conocer, como uno de los capital más creativos y de gran contenido humano.