Hallan en Australia rastros de una de las aves más raras del mundo

Foto referencial
Una pluma de una de las aves más huidizas del mundo fue encontrada en el sur de Australia, lo que constituye la primera prueba en más de un siglo de que vive en esa región, indicaron expertos de la vida silvestre este martes.
El “perico noctámbulo” es una de las aves más raras del mundo y se creía extinguida hasta que un intrépido naturista australiano presentó evidencias de la existencia de uno en el estado de Queensland en 2013.
Desde entonces incluso se avistó en el estado de Australia Occidental.
John Young y su colega Keith Bellchambers, de la ordenamiento independiente Australian Wildlife Conservancy, presentaron la prueba de que incluso está en el sur de Australia.
Young y Bellchambers hallaron una pluma de un pequeño pájaro de color verde amarillento en el techo de un pinzón cebra rodeando del remoto alberca Eyre siguiendo la pista de imágenes borrosas de una cámara instalada en el campo de acción.
“Con Keith observamos muchos nidos de pinzones cebra hasta que finalmente apareció la pluma (…) en uno de los nidos”, dijo Young.
“No cabía dudas de que la pluma era de un perico noctámbulo”, dijo.
El hecho de que se encontrara el vestigio en el techo de un pinzón cebra indica que la pluma podría deber sido recogida “en un radiodifusión de unos centenares de metros en las últimas semanas”, añadió Young.
El curador de ornitología del Museo de Australia Occidental confirmó el hallazgo.
El próximo paso es delimitar en un plano la distribución de la especie, que la última vez que se registró en el alberca Eyre fue en 1883, y estimar su población utilizando cámaras, dijo Young.
Los especialistas temieron durante décadas por la cese del perico noctámbulo, del que no hubo avistamientos entre 1912 y 1979 y sólo un puñado desde entonces hasta la evidencia presentada en 2013.
En 2012 la revista Smithsonian Magazine calificó a esta especie de perico como la primera de las cinco aves más misteriosas del mundo.
El ave, endémica de Australia, está catalogada como en peligro por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que estima su población en entre 50 y 250 individuos y en agonía.
Artículo preparatorioCasa Blanca dijo que Prudente desestabiliza a toda la región
Artículo venideroGilber Caro cumplió cinco días en huelga de anhelo