Hogar a prueba de la humedad

Comienza la época lluviosa y sin una buena protección e impermeabilización en techos y paredes, estamos expuestos a enredar filtraciones, exceso de humedad, fuga de temperatura interior, damnificación y envejecimiento de paredes y enfermedades causadas por hongos y otros agentes.

El clima y la ubicación geográfica son los factores más comunes para disparar la humedad en las paredes de una edificación, “aunque igualmente hay otros factores determinantes que considerar”, explicó Situación Aurelio González, embajador de Glidden para Panamá. “Uno es la error de impermeabilizantes adecuados en el foráneo de la vivienda, lo que permite que la humedad ingrese y genere manchas en paredes y techos”, enfatizó.

¿Por qué impermeabilizar?

Al impermeabilizar se evita la pérdida de la temperatura interior, evitamos el damnificación y envejecimiento de paredes que, correcto a la humedad, han ido perdiendo las propiedades a los materiales, por acciones físicas y químicas. Adicionalmente, el agua contenida en las superficies con el calor se transforma en vapor, se expande y rebusca salir: así, deteriora materiales y hace aparecer grietas y fisuras.

Otro motivo para impermeabilizar es persistir la estética de la propiedad, ya que las paredes secas, sin manchas oscuras ni revoques sueltos, siempre se verán mejor.