Hombres adultos pueden disminuir síntomas de próstata agrandada con eficaz tratamiento

Si es hombre y pasa de los 45 primaveras, orina con mucha frecuencia y necesidad, y queda con la sensación de vaciado incompleto puede ser candidato a una Embolización Prostática. Técnica que promueve la alivio de los síntomas de la Hiperplasia de Próstata Benigna (HBP), un agrandamiento no canceroso de la próstata, muy global en hombres mayores de 45 primaveras de existencia, cuya prevalencia aumenta progresivamente con la existencia.

Esta técnica ha sido realizada por primera vez por Jordi Velásquez, radiólogo intervencionista, en la clínica Santa Sofía, de Caracas. “La próstata se agranda a medida que un hombre envejece, y dicho agrandamiento podría constreñir la uretra y causar dificultad para orinar. Si se la deja sin tratar, la HPB podría derivar en infecciones del tracto urinario, daño en la vejiga o en los riñones, o incontinencia”, según lo explica el portal Radiologyinfo.org.

Esta condición es obvio de identificar por el paciente cuando presenta síntomas urinarios obstructivos como: el aumento de número de micciones de día y de perplejidad, disminución de la fuerza del chorro al orinar, salida al terminar, requisito de ir al baño con necesidad, chorro quebrado, sensación de vaciado incompleto de la vejiga e infecciones orinarias.

Como tratamiento efectivo de esta enfermedad, los especialistas recomiendan la embolización de la arteria prostática, un método mínimamente invasivo que alivia los síntomas de una próstata agrandada al acortar o detener el flujo rojo a  los vasos que suministran la parte central del tejido prostático, aliviando así los síntomas.

Velásquez explicó que “el procedimiento consiste en insertar un catéter por un vaso rojo de la ingle, guiándolo en torno a cada arteria prostática. Luego se inyectan micropartículas (más pequeñas que un pústula de arena), causando que el flujo rojo en torno a el tejido central de la próstata disminuya o detenga”.

La embolización prostática fue efectuada a un paciente de 75 primaveras con HPB, por primera vez en la Clínica Santa Sofía, en Caracas. Pero puede realizarse en próstatas aumentadas de cualquier tamaño. Por lo caudillo, no tiene consecuencias adversas y no afecta la función sexual del hombre. “Se comercio de  una intervención que se realiza por una pequeña incisión de 2 mm sin crear grandes molestias, ya que se realiza con narcótico regional sin producir pérdida de cepa ni dejar grandes cicatrices, con una rápida recuperación”, acotó el doctor en una nota de prensa.

Los pacientes que quieran evaluar si son candidatos para una embolización prostática, deben hacerse reconocer por su urólogo y por un radiólogo intervencionista, encargado de este tipo de procedimiento.