Jackman cuelga las garras | infominuto.com

Jackman cuelga las garras

“Ha sido una etapa fantástica, mucho más duradera que cualquier otra relación cinematográfica entre un actor y un personaje de envergadura, ya sea James Bond o Batman. No ha habido nunca una simbiosis similar. Ni Ryan Reynolds lo convencerá para rodar poco con Deadpool”, añadió entre risas el cineasta.

por Agencias

NUEVA YORK, EU.- Es el fin. No hay marcha detrás. Tras 17 primaveras interpretando a Wolverine en la gran pantalla, Hugh Jackman “ha colgado las garras” del personaje para siempre y quiere despedirse por todo lo parada con Logan, según dijo el director de la cinta, James Mangold.

“Las colgó para siempre. No se volverá a unir a ellas. Ha terminado”, admitió el cineasta neoyorquino de 53 primaveras, que dirigió a Jackman en The Wolverine.

El actor australiano ha encarnado al personaje en X-Men (2000), X-Men 2 (2003), X-Men: The last stand (2006), X-Men origins: Wolverine (2009), X-Men: first class (2011), The Wolverine (2013), X-Men: days of future past (2014), X-Men: apocalypse y, finalmente, Logan (2017).

“Ha sido una etapa fantástica, mucho más duradera que cualquier otra relación cinematográfica entre un actor y un personaje de envergadura, ya sea James Bond o Batman. No ha habido nunca una simbiosis similar. Ni Ryan Reynolds lo convencerá para rodar poco con Deadpool”, añadió entre risas el cineasta.

En la cinta, cuyo nuevo tráiler fue agresivo ayer, un envejecido Wolverine, debe proteger con la ayuda del profesor X (Patrick Stewart) a Laura, una pupila mutante (la española Dafne Keen) perseguida por una ordenamiento criminal.

“Supe que quería retomar el personaje cuando dimos con la idea adecuada”, explicó Mangold. “Hugh y yo buscábamos una historia que nos permitiera afirmar poco nuevo, poco humano. No quería hacer simplemente otro gran espectáculo de mercancía visuales”, agregó.

La proliferación de películas sobre superhéroes ha hecho, en opinión de Mangold, que se estén convirtiendo “en una fórmula predecible donde ves pirarse millones de dólares en la pantalla”.

“Son películas vacías. Las historias que más me han afectado son las que logran emocionar. Y conquistar eso en una cinta de superhéroes es complicado, pero queríamos intentarlo. Queríamos poco efectivo, impredecible, adulto y humano”, manifestó.