La carga excesiva de trabajo ‘quema’ el talento mexicano

En México el principal negociador que causa dificultad o agotamiento en los empleados es la carga de excesiva trabajo o demasiado tiempo extra, lo que genera viejo rotación de personal en las empresas, y en los colaboradores rompe el recuento vida-trabajo, revela un nuevo estudio de Kronos Latinoamérica.

El estudio, titulado “La Sofocación en las Organizaciones, México 2017”, muestra que el negociador principal del agotamiento en los empleados es la carga excesiva de trabajo o demasiado tiempo extra con el 54 por ciento de las menciones en una pesquisa realizada a directivos de Bienes Humanos de empresas.

El rol no vinculado con la táctica de la compañía (es afirmar, que lo que hacen los empleados no está impactando en la ordenamiento) es el segundo negociador que causa dificultad entre la plantilla profesional con 19 por ciento de las menciones.

La errata de compañeros con habilidades correctas, compensación injusta, tecnología insuficiente para realizar labores y tener un mal director son otros factores que agotan a los trabajadores no sólo física, sino asimismo mentalmente.

En el caso de “tener un mal director”, la firma apunta que en la pesquisa los directivos refirieron que ese negociador afecta a sólo 7 por ciento de los empleados; sin requisa, en un seminario impartido en serie que hizo Kronos hace unos días, se detectó que 42 por ciento dice que tener un mal director es motivo de agotamiento.

Jaime Cardoso, director de Mercadotecnia de Kronos Latinoamérica, advirtió que el agotamiento de los colaboradores es una amenaza para la productividad de las empresas mexicanas, así lo consideran 5 de cada 10 directivos de Bienes Humanos, mientras que 42 por ciento opinó que afecta en el ausentismo y 20 por ciento en la afectación del clima profesional.

Sin requisa, la dificultad de los colaboradores es un sujeto que las empresas no toman en cuenta como un negociador que influye en viejo rotación profesional, lo que refleja que el cansancio no es medido y no existen estrategias para combatirla.

En contraste, tener empleados sin dificultad se traduce en viejo rentabilidad para las empresas, menos riesgos de trabajo y en un mejor clima profesional.

“Al no tener claridad de que la dificultad está provocando problemas de ausentismo, de depreciación de productividad, de agotamiento, no hay una conciencia de esto y no existe la medicina apropiada”, comentó en entrevista.