La crisis de los 7 años de relación

¿Mito o existencia? A posteriori del recordado filme del año 1955, que fue protagonizado por la actriz Marilyn Monroe y que fue titulado “La comezón del séptimo año”, se generó la teoría de que las parejas entran en crisis al cumplir los siete primaveras de estar juntas.

No se sabe en qué momento se asumen como ciertas algunas ideas y prejuicios, hasta tal punto que se demora que sucedan, como si fueran ley universal. Son tan relativas las suposiciones como la que invoca una gran crisis en las relaciones en cada septenio.

Chiquinquirá Blandón, psicóloga de pareja, afirmó en el blog Sura que no puede confirmar el mito: “Si viéramos estadísticas, encontraríamos que se presentan en personas que tienen un mes de casados hasta las que llevan 50 primaveras. Los matrimonios de más de 30 primaveras, que se consideraban estables, están tambaleando”.

Esto quiere aseverar que las crisis se dan a cualquier antigüedad, porque, en caudillo, más que los primaveras de compartir, las producen los cambios y lo que ellos conllevan: el inicio de un hijo, el desempleo, una comportamiento, un plumazo de personalidad, un comportamiento de la pareja que no se puede tolerar o aceptar, una enfermedad crónica, sentirse ofendido por poco que la pareja dijo o hizo, entre otros. “De forma que en mi larga trayectoria no he pasado en los consultantes que sus crisis se produzcan cada siete primaveras”, señaló la experta.

Las crisis se ven venir porque la dinámica de la relación cambia, hay más o menos tiempo para compartir, menos diversión, menos expresión de afecto, menos planeación en torno a el futuro, menos sexualidad, menos comentar las preocupaciones y los logros. Hay más discusión, más tensión, más reproche, más intolerancia, más impaciencia con la pareja.

¿Cómo afrontar la crisis?

Según expertos, es importante reconocerse primero como individuo ayer que como pareja para hacer con serenidad, independiente de cuán enojado esté el otro.

Es importante tener calma, no tomar decisiones apresuradas, no inquirir culpables, tomar distancia emocional, pensar qué opciones se tienen para manejar la situación.

Cambiar la comportamiento frente a las crisis, asumirlas como poco propio de la vida de la relación es una oportunidad de progreso, de crecimiento del vínculo con el otro, porque la experiencia muestra que las parejas que comprenden que la vida es de ciclos: vida, crimen, vida, crimen, están mejor preparadas para responsabilizarse la crisis y que una vez la asumen salen fortalecidas.

Estrafalario

Desde una vistazo más pragmática, el siete marca de forma evidente los momentos de cambio en la vida del ser humano.

La medicina y otras ciencias les han poliedro nombres precisos a los periodos que están directamente relacionados con el mejora. De 0 a 7, infancia; de 7 a 14, preadolescencia; de 14 a 21, adolescencia; de 21 a 28, adulto mozo; de 28 a 35, adulto; de 35 a 42 consolidación del ser y del hacer; de 42 a 48 masculinidad; de 48 a 56, plenitud; de 56 a 63, adulto anciano; de 63 en delante sigue un camino de huida, de cosecha, de prosperidad, que siquiera está exento de crisis.

De 7 no, de 10 sí

Según una investigación de la Universidad Brigham Young, EE.UU., en 10 primaveras de unión, la pareja se muestra infeliz. Se investigó a 2,000 mujeres a quienes se les preguntó lo que sentían en sus matrimonios – los que llevaban más de 35 primaveras – y se comprobó que dos tercios comenzaron felices, pero esa prosperidad fue decayendo al cumplir la término de unión.

Expertos llegaron a la conclusión de que podría justificarse en que en este tiempo las mujeres tienen más cargas: deben contonear sus carreras con el cuidado de sus hijos.

Pero eso no es todo, ya que esta crisis desaparece cuando los hijos crecen y alcanzan un división de independencia.

De interés

Según los doctores Charles y Elizabeth Schmitz, autores de un “bestseller” titulado “Building a Love that Lasts: The Seven Surprising Secrets of Successful Marriage”, incluso el propio Centro de Censos de los Estados Unidos ha reportado que la crisis del séptimo año en los matrimonios es existente. Ellos indican que la crisis del séptimo año es básicamente una inclinación de ciertas personas a la infidelidad. Traicionan a su pareja luego de siete primaveras de casorio y, por eso, la mayoría de esas uniones terminan en el octavo año. La pregunta básica: ¿cómo mantenerse fiel a la persona que se ama, y cuidar de la salubridad y fortaleza de la relación para que sobreviva los altos y bajos y las tentaciones que se presentan en las relaciones?