La diabetes afecta a 205 millones de mujeres

Esta patología se ralaciona a otras enfermedades que la complican, como la insuficiencia renal, incidente cerebrovascular, ceguera, infarto y  por otro banda va asociada a  efermadades isquémicas del corazón.

 

La Ordenamiento Mundial de la Salubridad (OMS) se sumó hoy a los esfuerzos globales para concienciar a la sociedad sobre la prevención y el control de la diabetes, una enfermedad crónica que padecen unos 205 millones de mujeres.

 

La fracción de estas mujeres vive en el Pacífico Occidental y el Sudeste Oriental, explicó el portavoz de la OMS Christian Lindmeier con motivo del Día Mundial de la Diabetes, que se centra este año en las mujeres.

 

La zona del Mediterráneo uruguayo presenta la proporción más inscripción de mujeres con diabetes, con un 12 % de todas las afectadas por esa enfermedad.

 

La diabetes es una causa importante de ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio, incidente cerebrovascular y amputación de miembros inferiores.

 

Según datos de la OMS de 2015, 422 millones de personas viven con esta enfermedad, que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que genera.

 

Desde 1980 el número de mujeres y hombres con diabetes se ha cuadruplicado, hasta alcanzar a esos 422 millones de afectados.

 

En 2015 se produjeron unos 1.6 millones de muertes por causa directa de la diabetes.

 

Esta guarismo no incluye a los aproximadamente 2 millones de personas que fallecen cada año del impacto de la hiperglucemia, que aumenta el peligro de enfermedades cardiovasculares, insuficiencia renal y tuberculosis, dijo el portavoz.

 

El coste financiero relacionado con una diabetes insuficientemente controlada aumenta igualmente los gastos de los gobiernos y de los hogares afectados, ya que el desembolso anual relacionado con esta enfermedad se estima en más de 827,000 millones de dólares, indicó Lindmeier.

 

Los países con ingresos bajos y medios soportarán una proporción anciano de la futura carga de costes asociados con esta enfermedad que las naciones con ingresos altos.

 

Se ha demostrado que medidas sencillas relacionadas con el estilo de vida son eficaces para evitar la diabetes tipo 2 (igualmente citación no insulinodependiente o de inicio en la perduración adulta) o retrasar su aparición.

 

La diabetes tipo 2 representa la mayoría de los casos mundiales y va relacionada en gran medida con un peso corporal excesivo y la desatiendo de actividad física.

 

Para prevenirlo, la OMS recomienda alcanzar y ayudar un peso saludable, realizar al menos 30 minutos de actividad regular de intensidad moderada la mayoría de los días de la semana, seguir una dieta saludable que evite el azúcar y las grasas saturadas y no fumar. 

 

‘);
if (!eplArgs.sOpts)
eplArgs.sOpts[eID] = opts || ;
eplSetAd(eID);
}
function schemeLocal() window.top.location.protocol;
if (protocol)

//–>