La diabetes no impide a los niños seguir su ritmo escolar

La comunicación entre los padres y la escuela debe iniciarse tras el diagnosis del pequeño, pues facilita su ajuste a la enfermedad

Cuando los padres dejan a sus hijos con la maestra es muy probable que le entreguen un prontuario de sus hábitos alimentarios y alergias. Lo mismo debe suceder con los papás cuyo hijo tiene Diabetes tipo 1, que es el tipo de diabetes más frecuente en niños y adolescentes. Aunque estos muchachos pueden hacer cualquier actividad, para mantenerse sanos requieren resistir una vigilancia minuciosa de la insulina y la ingesta de alimentos a fin de controlar la glucemia, la cual se mide a través de muestras de familia.

La Diabetes Mellitus tipo 1 es una enfermedad crónica, que se manifiesta por niveles elevados de carbohidrato en familia que se debe a un adeudamiento total o casi total de la producción de insulina y que requiere un control total para que no desarrolle complicaciones. Por ello se requiere de la filial exógena de insulina, a través de inyecciones.

La doctora Sara Brito, Principal del Sección de Endocrinología y Enfermedades Metabólicas del Hospital Marcial Doctor “Carlos Arvelo”, explicó que tal condición es una de las enfermedades más frecuentes en la infancia y la adolescencia. Recalcó que lo primero que debe aprender el perito sobre la diabetes es que esta patología si tiene un buen control no afecta en completo las capacidades intelectuales, estudios o adquisición de habilidades del estudiante.

Señaló que es necesario que los profesores conozcan los aspectos más importantes de la enfermedad y el  tratamiento pues el impulsivo podría carecer ayuda, sobre todo si presenta eventos específicos.

“La comunicación de los padres con la escuela debe iniciarse tras el diagnosis pues facilita la ajuste del señorita diabético en su esfera escolar”, afirmó.

Distribución de insulina

La doble comentó que sería útil que un profesor sepa cómo ordenar la insulina en los infantes, la cual debe ser inyectada de guisa subcutánea (esto involucra el  tejido que está inmediatamente por debajo de la piel). El tratamiento representa cuatro o cinco dosis diarias, una o dos dosis de insulina basal o hecho lenta y tres de hecho rápida, antiguamente de cada comida.

En el caso de los análogos de insulina, Brito explicó que su empleo es mucho más cómodo pues utiliza dispositivos especiales en forma de “bolígrafos”, que usan agujas más delgadas, que no necesitan refrigeración posteriormente de iniciado su uso por un periodo de tiempo determinado, es aseverar, “no hay manipulación del producto por parte del impulsivo porque  la insulina viene en cartuchos precargados y generalmente el dispositivo es desechable”.

¿Cómo se alcahuetería la diabetes tipo 1 de niño?

La diabetes tipo 1 se alcahuetería con insulina, que pueden ser humanas o los más recientes análogos de insulina que confieren tanto efectividad como beocio peligro de hipoglicemia.  El tratamiento farmacológico va asociado con una finalidad nutricional individualizada más un plan de actividad física.

¿Qué necesita aprender un perito sobre la diabetes?

El perito debe tener: Conocimiento militar de la enfermedad; aprender recordar los síntomas de las  complicaciones agudas que pueden presentar los pacientes como  la cetoacidosis diabética; conocer formas de tratamiento y las complicaciones asociadas al uso de la insulina, que puede producir la hipoglucemia, así como aprender tratarla en caso que aparezca.