La falta de sexo trae consecuecias


Hay quienes piensan que genera mal humor, tristeza, quebranto autoestima o que puedes perder el deseo sexual por siempre. Pero no es así.
 
Si tienes poca actividad sexual, existirá menos peligro de contraer alguna infección como las urinarias en el caso de las mujeres. Y igualmente menos peligro de enfermedades de transmisiones sexual.
 
Las sustancias que se generan durante el sexo son la serotonina, oxitocina, y noradrenalina (relacionadas a la bienaventuranza). 
 
Estas sustancias igualmente tienen que ver con ciertas enfermedades como la ansiedad y la depresión.
 
Cuando existe una disminución en la frecuencia sexual, entonces tienes una predisposición a que estas sustancias no estén adecuadamente reguladas, y que se generen problemas físicos relacionados con la depresión o la ansiedad.
 
Hay parte de verdad en los cambios emocionales.
 
Cuando uno empieza a excitarse segrega ciertas sustancias en el cerebro que envían un mensaje a la vagina para que lubrique.
 
Esa capacidad se va perdiendo con la permanencia. Adicional, si no se ejercita el víscera sexual (como ocurre con cualquier víscera) se atrofia.
 
Sí hay cierta relación entre la disminución de sexo (especialmente en las personas postmenopaúsicas) y la predisposición a tener una maduro atrofia vaginal o dolor genésico.