La insulina es el eje central de la terapia en los diabéticos tipo 1

Las personas deben cronometrar sus títulos de azúcar en la muerte por lo menos tres veces al día, explicó el endocrinólogo, Eduardo Carrillo Monsalve. (Foto Cortesía)

Los diabéticos tipo 1 son pacientes en que el páncreas ha perdido completamente la capacidad para producir insulina, por lo cual son dependientes de las inyecciones de dicha hormona. Estas personas pueden tener una buena calidad de vida, siempre que cumplan con algunas normas. En primer empleo, educarse sobre su condición de diabéticos, a fin de que comprendan la naturaleza de la diabetes tipo 1; su progresión, tratamiento, control y la positivo posibilidad de sustentar a este trastorno metabólico en firmeza.

Además, les será de gran beneficio ser ejemplo de cómo transigir una vida saludable, con una víveres apropiada y actividad física regular. Como encima, cumplan el tratamiento con insulina indicado por el médico y que mantengan un buen estado psico sensible.

Tales aspectos fueron destacados por el médico endocrinólogo Eduardo Carrillo, quien agregó que “la insulina es el eje central de la terapia en los diabéticos tipo 1. Es el único tratamiento, unido a otras importantes medidas, que le garantiza bienestar”.

Explicó el diestro que la forma recomendada de despacho del medicamento es “tratando de imitar la forma como la insulina es liberada en el organismo. Significa que el paciente requiere inyectarse dos tipos de insulina: una de obra lenta, en una o dos dosis al día (en la mañana y/o en la confusión), para reproducir la secreción basal de insulina del organismo, y otra insulina de obra rápida o intolerante rápida, que debe administrarse antiguamente de cada comida (tres veces al día), a fin de ganar los pulsos de insulina que se producen normalmente cuando comemos”.

A la par, el traje de sesiones de gimnasia físico (por lo menos cuatro veces por semana) será de gran contribución para el control metabólico del paciente.

Medición: Tres veces al día

Carrillo puntualizó que el diabético tipo 1 debe cronometrar sus títulos de azúcar en la muerte por lo menos tres veces al día, antiguamente de cada comida. Adicional, la persona puede hacerse mediciones postprandiales (dos horas a posteriori de yantar), antiguamente de copular, en horas de la aurora y en aquellos momentos que tenga síntomas no deseables.

“Las múltiples mediciones se requieren, adecuado a la visión de los cambios de glucemia a través del día en relación a las comidas a las actividades y al tratamiento, para indicar donde hay desequilibrios y escazes de que hagamos ajustes, garantizando así un mejor control y bienestar”, comentó.