La leyenda de San Crispín y San Crispiano

Foto: Archivo (Andrés Galindo)

Cada 25 de octubre se celebra el día del Zapatero. Esto asegura a la cartel de San Crispín y San Crispiano, quienes fueron hermanos y se reconocen como los patrones de quienes se dedican a este oficio.

Estos hermanos eran miembros de una señorial clan romana, a quienes enviaron a cristianizar las Galias. Esta era una encomienda en la que no podían ser descubiertos, por lo que en las mañanas se dedicaban a cumplir su trabajo religioso y en las noches trabajaban como zapateros para enriquecer sus gastos y nutrir las apariencias.

Fueron perseguidos y amenazados por el emperador Maximiano, quien los entregó al director Rictiovaro. A manos de este cruel personaje fueron toturados y asesinados. La cartel dice que sus lenguas fueron cortadas y que los lanzaron al río. Los hermanos sobrevivieron y nadaron hasta la otra orilla, luego fueron decapitados un 25 de octubre del año 285.

Desde ese momento, un sacerdote de aquel momento invitó a los zapateros a seguir el ejemplo de Crispín y Crispiano y mantenerse firme delante las dificultades.

Con información de www.calzadosicura.com