La piel de la semilla de aguacate tiene propiedades medicinales, según científicos

La semilla del aguacate esconde una “mina dorada”, es rebosante en compuestos químicos que hasta ahora no habían sido reconocidos, descubrió un asociación de científicos en Estados Unidos.

Esos principios podrían ser usados para el tratamiento de enfermedades y aprovechados por la industria cosmetológica, de perfumes y otras.

Los recientes descubrimientos fueron dados a conocer en el 254º Conversación Doméstico de la Sociedad Química Estadounidense (ACS, por sus siglas en inglés), celebrado en Washington DC.

“Las semillas de aguacate, que nadie quiere, son en la ahora la piedra preciosa de las gemas conveniente a sus componentes médicos, que podrían ser utilizados para combatir el cáncer, enfermedades del corazón y otras dolencias”, declaró Debasish Bandyopadhyay, miembro del Sección de Química de la Universidad de Texas, institución ubicada en el Valle del Río Holgado.

Los resultados de las más recientes invetigaciones sugieren que la piel de la semilla es incluso “una fuente potencial de químicos que son utilizados en plásticos y otros productos industriales”, según el diestro. 

VEA TAMBIÉN: Tratamiento de enyesamiento de penes causa sensación

Los investigadores molieron rodeando de 300 cáscaras secas de semillas de aguacate que luego fueron procesadas para obtener ‘tres cucharaditas’ de grasa y 30 gramos de cera.

Al hacer posteriormente un investigación de enredado nombre –cromatografía de gases/espectrometría de masas (GC-MS)–, los investigadores encontraron 116 compuestos en el grasa y 16 en la cera, muchos de los cuales no habían sido detectados previamente en las mismas semillas.

Entre los componentes del grasa se encontró bebida behenílico (incluso conocido como docosanol), que es un importante ingrediente en la elaboración de medicamentos antivirales.

Asimismo, los expertos hallaron heptacosano, una sustancia de la que se cree que podría inhibir el crecimiento de células tumorales. Asimismo lograron aislar ácido dodecanoico, que aumenta las lipoproteínas de inscripción densidad (conocidas como HDL) y reduciría el aventura de padecer arterosclerosis.