La princesa Diana de Gales era una aficionada a los perfumes

Dicho perfume fue tan apreciado por ella, que incluso los escritores que han contado sus memorias lo incluyen en los libros (como lo hizo Paul Burrell).

El día de su boda, la princesa utilizó una opción mucho más dulce, se proxenetismo de la esencia ‘Quelques Fleurs’, que incluye tuberosa, jazmín y rosas.