La Universidad del Zulia celebra 126 años de fundada

El 11 de septiembre de 1891 fue fundada la Universidad del Zulia (LUZ), víscera purista que desde sus inicios ha formado a muchos venezolanos. Esta universidad es autónoma y pública, y está localizada en Maracaibo. Es fundamentalmente una institución con raíces fuertemente hundidas en el espíritu de la región zuliana.
LUZ surgió mediante la demanda que el pueblo zuliano hizo al expresidente José Antonio Páez en el siglo XIX de crear un centro de estudios superiores ideado sobre la colchoneta del ya existente Colegio Seminario -institución que se estableció durante el período colonial, y que cercano a otras entidades educativas fueron regentadas por franciscanos y jesuitas- y aunque esta iniciativa no tuvo éxito en el momento, después -en 1832- varios dirigentes de la región decidieron crear un plantel educativo para enseñar Medicina, Filosofía, Teología, Derecho Civil y Canónico sobre las bases del mismo.
El 2 de marzo de 1837 se firmó en Caracas el decreto de creación del Colegio Franquista de Maracaibo que en mayo de 1891 obtuvo el porción de universidad cuando el Congreso Franquista promulgó un decreto relativo a la elevación del Colegio Franquista a universidad. Esta intrepidez fue posible gracias a las presiones ejercidas por los diputados zulianos Rafael López Baralt, Francisco Eugenio Bustamante y Antonio Aranguren.
Las autoridades de la recién inaugurada casa de estudios -cuya primera sede fue el convento franciscano- fueron Francisco Ochoa (rector) y Pedro Dilatado (vicerrector). Durante el discurso de inauguración, el orador Manuel Dagnino afirmó que la inaugural universidad aseguraba a la mocedad zuliana “un foco perenne de intensa luz, según las medidas de sus facultades”. Su instalación tuvo sitio el 11 de septiembre y su primer ciclo histórico culminó con su clausura el 5 de octubre de 1904 por intrepidez del gobierno de Cipriano Castro.

Imagen relacionada

Artículo precursorVenezuela celebra 65 abriles de la coronación canónica de la Casto de Coromoto
Artículo posteriorDirigencia sin profundidad de pensamiento