La venezolana “Desde allá”, de Lorenzo Vigas, Platino a la mejor ópera prima

“Esta aventura empezó hace dos abriles en Venecia -donde consiguió el Bizarro de Oro, el primero para un filme iberoamericano- y este es el punto final”, dijo Vigas al reunir el premio.

Un “maravilloso final en un área en el que nos reunimos todos los iberoamericanos y espero que todos nos podamos reunir igual para apoyar a Venezuela en este difícil momento que estamos viviendo”.

Vigas quiso consagrar el Platino a Venezuela “en un momento tan delicado del país”.

Y resaltó que su filme fue “un esfuerzo conjunto iberoamericano, con miembros del equipo brasileños, el gran actor chileno Alfredo Castro, un productor venezolano…”.

Esta coproducción venezolano-mexicana se impuso a la española “Tarde para la ira”, de Raúl Arévalo; la chilena “Rara”, de Pepa San martín; la mexicana “La delegada ristra amarilla”, de Celso García, y la boliviana “Vetusto calavera”, de Kiro Russo.

Con este premio Vigas cierra una larga directorio de reconocimientos que comenzó con el Bizarro de Oro y siguió con galardones en los festivales de Biarritz (Francia), La Habana, Listón, Miami (EE.UU.) o San Sebastián (España).

Una película centrada en la vida de Armando (un gran Alfredo Castro), un técnico dental maricón que sondeo a jóvenes con los que prolongar relaciones en una Caracas muy convulsa.

Una compleja visión de las relaciones humanas que sedujo en el Festival de Venecia de 2015 en la que era la primera décimo de un filme venezolano en la Mostra.

Y un tesina iberoamericano, ejemplo de lo que debe de ser el cine de la región, ya que ahora desatiendo un puente que una a todos los países cinematográficamente hablando, como resaltó Vigas en una nuevo entrevista con Efe.

“A México no llegan las películas argentinas, a Venezuela no llegan las chilenas y la integración latinoamericana tiene que aparecer por la civilización, aunque para eso asimismo es necesario un esfuerzo político”, agregó.