La verdad sobre el polémico Casey Affleck | infominuto.com

La verdad sobre el polémico Casey Affleck

El hermano de Ben Affleck jugaba a ser el rarito de la fiesta. Ahora ya no puede: su papel en Manchester frente al mar lo ha cambiado todo

por Agencias

Nueva York, EU.- Casey Affleck ha yeguada el Esfera de Oro y el Oscar al Mejor Actor por Manchester frente al mar. Ha llegado el momento de quitarse de una vez por todas esa calificativo que tiene en presencia de el gran sabido de “el hermano de Ben” o incluso la de “compañero de perrerías de Joaquin Phoenix”, al que dirigió en el apócrifo documental I’m still here (2010). En términos de calidad, su carrera hace tiempo que le avala, pero ya desde su presentación en Todo por un sueño (Gus Van Sant, 1995) sus filmes han seguido siempre la senda de lo minoritario.

No hay rivalidad con Ben

Su hermano Ben Affleck ya tiene dos Oscar ?Siente, de alguna modo, que usted va siguiendo su sombra o que todo lo que logra lo hizo él ayer? No, no siento que llegue tarde a las cosas. Lo que sí siento a veces es que tengo muchas ideas y no hago falta con ellas. Tengo un montón de ideas, pero a veces pienso que es mejor concentrarme en poco, porque si no, no llego a falta.

Polémica del documental apócrifo

Y Joaquin Phoenix es su mejor amigo. ¿Se han recuperado ya de la experiencia de I’m still here y de todo lo que pasó luego de que la estrenaran como un documental cuando era todo ficción? ¿Claro! Seguimos siendo muy amigos. Lo que pasó con la película fue poco totalmente inesperado. Nosotros no queríamos hacer falta que engañara a nadie, pero la parentela empezó a sacar sus propias conclusiones y todo se nos fue de las manos. Habíamos hecho la película así porque no podíamos enriquecer extras y la modo más permuta de hacerlo era rodarla como si fuera un documental, sólo por eso.

Inicio en la conducta

Dicen que empezó a efectuar porque se le daba mal el béisbol y porque le ofrecieron hacer una obra de teatro con 17 mujeres, pero él lo desmiente. “Efectivamente me gusta efectuar, me gusta la parentela que conforma el agrupación de los actores, los directores, aunque todo lo que lo rodea no me parece demasiado divertido. Digamos que me gusta mucho lo que hago en mi trabajo, pero no me gusta el camino hasta la oficina. Es como si malgastara dos horas al día internamente de un coche y pasara todo el trayecto quejándome”.

Aplazamiento que, a pesar de las alegrías que le está dando Manchester frente al mar, no se rompa su burbuja de normalidad. “A día de hoy, muy poca parentela me reconoce por la calle y así es como me gusta. No hiere mi autoestima. De hecho, no quiero que cambie”.

Sobre Manchester frente al mar

Teniendo en cuenta que tanto su personaje en Manchester frente al mar como usted vienen de la misma región, en Massachussets, ¿reconoce en usted poco de esa parquedad emocional? Hay un cierto paciencia en esta región, quizá sea por la geodesía. El tipo de parentela con el que he crecido parece tener mucho resistencia en la vida. Me puedo identificar con el personaje, sí. Lleva una gran cantidad de heridas, de dolor, de desdicha, de retractación y no se permite expresarlo. Quiere mantenerlo en privado porque siente que es lo que merece. No quiere aturdir a los demás, pero siquiera quiere dejar de sentirlo. No quiere sollozar ni balbucir de ello, porque eso sería liberarse. Y se siente como un espacio harto de agua, que si se relaciona con los demás acabará explotando y salpicando.

Pero usted ha puesto mucha de su personalidad en este personaje. Parece demasiado hecho a su medida a pesar de que en principio el papel estaba pensado para Matt Damon. No creo que la película hubiera sido muy distinta con él. El guion de Kenneth (Lonnergan, director además de la película) era así. Lo que me gustaba de él era la cantidad de cosas que están pasando a la vez internamente de cada personaje. Te explica la distinta modo en la que cada uno maneja el duelo, cómo se guardan los saludos, tanto los buenos como los malos. Los dolorosos y los felices. La parentela sale delante como puede: atrapados en el pasado o centrándose en el presente.

¿Cómo es eso de que no ve sus propias películas? A veces es mejor. No puedo asegurar cuáles, claro. Pero aunque en la medida de lo posible intento trabajar sólo en lo que verdaderamente me gusta, no puedo olvidar que vivo de esto, que este es mi trabajo. No soy tan rico, no tengo millones de dólares, así que a veces tengo que entender el trabajo sólo como trabajo. No debería sobrevenir dicho eso. Por supuesto, vivo holgadamente, pero ser actor es mi forma de ganarme la vida y no siempre es con las películas que me gustaría. Por eso, hay veces que prefiero no ver la película que he hecho.