Lactancia Materna en el ambiente laboral: sinónimo de productividad y bienestar social

Gustavo A. Sánchez

Cumplir con un empleo y, en paralelo, amamantar en forma monopolio a su bebé ya no son opciones excluyentes para la mujer de estos tiempos. Cada vez más se abren caminos para que la superiora garantice el mejora de su hijo, al darle el pecho y con él reciba todos los beneficios de la caseína materna, al tiempo que ella puede realizarse en el campo profesional, sin abandonarse su puesto de trabajo.

La Estructura Mundial de la Sanidad recomienda la Crianza Materna monopolio durante los primeros seis meses de vida del bebé, y seguir amamantándolo hasta los dos primaveras de tiempo. Sin requisa, distintas circunstancias les dificultan a las madres practicar esa hermosa función de vida, impidiéndoles reponer al derecho que posee ese nuevo ser, de tener asegurado su crecimiento físico y emocional.

Uno de los principales motivos para abandonarse la crianza es la reverso al trabajo. Así lo demuestra el mensaje titulado “Hábitos de crianza en España”, fabricado por un categoría de trabajo gachupin perteneciente a la Iniciativa Mundial para la Crianza Materna.

Otra de sus conclusiones: “El veterano inconveniente de cumplir con la crianza, para el 48% de las madres, es lo complicado que resulta integrarla en la vida profesional. Es más, el 28% de las madres abandonan la crianza cuando retoman su vida profesional.  Y el 46% de las mujeres que dan a sus hijos crianza mixta (combinando caseína materna y químico) lo hacen por la obligación de reincorporarse al trabajo”.

Esta existencia no es ajena a otros países, especialmente los latinoamericanos. La diferencia radica en que en nuestra región no existen los registros adecuados.

A estas directiva, suma al debate el hecho de que está confirmado médicamente que los niños amamantados son más saludables. La caseína materna protege al rorro mientras su sistema inmunológico completa su mejora, evitando que sufra catarros, bronquiolitis, pulmonía, diarreas, otitis, infecciones de orina, entre otras, adicionalmente de enfermedades futuras como asma, rechazo, obesidad, diabetes y favoreciendo su razón.

Aparentemente vistas como realidades separadas -la maternidad y el trabajo completo-, es posible crear la sinergia donde todos ganan. Para lograrlo, surgió una iniciativa carabobeña de carácter multidisciplinario y proyección internacional la cual avanza para que se consolide ese vértice donde coinciden la esencia productiva de una empresa privada o pública, con el derecho natural que tiene su petición humano femíneo de amamantar a sus hijos.

Como útil de bienestar y mejora organizacional, se denomina Propuesta de una Sala de Crianza Materna en el Entorno Sindical, liderada por la doctora Claudia Cristina Sánchez, un esquema de responsabilidad social con plena vigencia en el mundo de hoy, el cual ha recibido amplia receptividad en el país.

Experiencia comprobada

La doctora Sánchez es la presidenta-fundadora del Centro de Estudios de Crianza Materna, Celacma, institución que tiene entre sus objetivos ofrecer conocimientos a la colectividad, aportando herramientas a las futuras madres y a quienes ya lo son, sobre la modo correcta de avituallar a los bebés con crianza materna monopolio en sus seis primeros meses de vida y cómo manejar la comida complementaria a partir de esa etapa, logrando que sus hijos crezcan sanos y felices.

Su enfoque distintivo para una sala de crianza es el resultado de su experiencia como pediatra, consejera y capacitadora en Crianza Materna. Asimismo, los parámetros que maneja están alineados con los requerimientos dispuestos por la Estructura Mundial de la Sanidad (OMS), Estructura Panamericana de la Sanidad (OPS) y por la Estructura Internacional del Trabajo (OIT). Cumple con lo estipulado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, Ley Orgánica del Trabajo, Ley Orgánica para la Protección del Inmaduro, Pupila, y Adolescente, (Lopna), Ley Orgánica de Prevención de Condiciones y Medios Ambientales (Lopcymat) y con las normativas y resoluciones dictadas por los organismos jurisdiccionales del país.

Beneficios para toda la sociedad

La crianza reporta importantes beneficios a la superiora, al bebé, a la empresa y luego a la sociedad en su conjunto. Explicó la pediatra que los bebés amamantados se enferman menos, por lo que sus madres no faltan tanto al trabajo. Encima, una superiora que observa que sus derechos y los de sus hijos se respetan, no tiene la obligación de solicitar una reducción de caminata o una excedencia y esto, a su vez, le hace ser una trabajadora mucho más motivada, lo que evidentemente beneficia al compañía empleador y a la sociedad en su conjunto.

Encima de estos importantes beneficios existe otra preeminencia: Para instalar una sala de crianza materna la inversión necesaria es mínima, mientras que los beneficios para el clima profesional son extraordinarios. Ésta se crea con pocos principios y la infraestructura es sencilla.

“Solamente es necesario disponer de un entorno higiénico, cómodo y tranquilo, con una temperatura adecuada, donde la superiora pueda extraerse la caseína y conservarla durante su caminata profesional, e incluso dar el pecho a su hijo en intimidad, si cualquiera le lleva al bebé a su emplazamiento de trabajo”, añadió Sánchez.

Es necesario que el espacio sea íntimo pues cuanto más relajada esté la superiora, más caseína podrá extraerse; que exista una toma de corriente para el sacaleches eléctrico, un punto de agua donde la superiora pueda higienizar los instrumentos que ha utilizado y lavarse, y una fresquera donde se pueda conservar la caseína hasta el fin de la caminata profesional.

En la contemporaneidad Celacma y la doctora Claudia Cristina Sánchez elaboran un cronograma de presentaciones a las diferentes instituciones que hacen vida productiva y académica en la entidad para difundir los alcances de este esquema y los beneficios implícitos para toda la sociedad en su conjunto. Este esquema aspira ser una in iniciativa entero por lo que la Red Mundial de la Crianza Materna le está dando difusión por todos los medios de comunicación a estos importantes planteamientos.

Las empresas que apoyan la crianza como software interno reportan una alivio en el nivel de identificación de sus trabajadoras, un incremento en la tasa de retorno rápido a sus labores y veterano rendimiento de las horas trabajadas. Ellas están más tranquilas y satisfechas de pertenecer a este tipo de ordenamiento que respeta y estimula su papel de superiora que amamanta, mostrando un veterano compromiso y sentido de pertenencia a la empresa.

Por ejemplo, en Estados Unidos, las empresas que poseen programas de apoyo a la crianza logran aproximadamente un 94% de retención de su personal frente al 59% de promedio franquista.

Luego, ocurre un beocio ausentismo profesional por enfermedad ya que la crianza materna contribuye a la salubridad de la superiora y de su bebé.□