Lamentan pasividad ante bloqueos de S-22

Pese al caos por los constantes bloqueos y protestas en la ciudad de Oaxaca y municipios conurbados, cientos de ciudadanos mostraron ayer su rechazo a la desliz de concierto de los rudimentos de seguridad para preservar el orden.

Los cuerpos policiacos no sólo permitieron el secuestro de unidades de transporte urbano y de empresas comerciales, sino todavía el obstrucción en al menos cinco vialidades de la hacienda por maestros de la Sección 22 del instrucción oaxaqueño y egresados normalistas.

Aunque en algunas calles aledañas a las protestas se observaba la presencia de patrullas de la Policía Estatal, ningún ambiente pudo evitar la afectación de cientos de oaxaqueños por más de 10 horas.

Mientras que en otras ocasiones los policías han retirado los bloqueos de normalistas frente a la terminal de autobuses ADO, desde el lunes en la indeterminación permitieron que los manifestantes afectaran a los capitalinos.

“No es posible que Oaxaca esté así; me da mucha tristeza. No hay ni un solo policía que nos dé seguridad para tener lugar por el ocasión donde sólo se observan encapuchados”, dijo Cecilia Vásquez, jubilada y ama de casa.

Por redes sociales, los oaxaqueños mostraron todavía su impotencia al caos en la entidad oaxaqueña y la desliz de alternativa al conflicto en la Villa de Zaachila, que ha dejado a miles sin el servicio de casa recoleta de basura desde hace nueve días.

De los avances en la alternativa a la problemática en ese municipio, tanto autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPO), como de la Secretaría Universal de Gobierno (Segego) y la Fiscalía Universal de Oaxaca, se mantienen en el discurso de agotar el diálogo con mesas de negociación.

Las autoridades se han definido en señalar si se aplicará la ley contra aquellos que ocasionaron la calcinación de 50 casas durante el enfrentamiento del 3 de julio, entre habitantes de la agencia Vicente Combatiente y la estructura “14 de junio”.

Para no entorpecer las mesas de diálogo y las investigaciones, siquiera han señalado las fechas de las denuncias de secuestro y homicidio en contra de los dirigentes de la estructura, por quienes se ofrece una galardón de un millón de pesos.