Lo acusan de doble crimen en Tlacolula de Matamoros, Oaxaca

Tlacolula de Matamoros, Oaxaca

Mayor o Javier, implicado en un doble homicidio ocurrido hace más de un año en Tlacolula de Matamoros, fue detenido ayer por instrumentos de la Agencia Estatal de Investigaciones del corro Aprehensiones.
De acuerdo con la fuente, la detención se efectuó a las 10:40 horas, en la carretera federal 190, en el kilómetro 28.6, a la cumbre del parte conocido como Cruz de Piedra.
El supuesto responsable se desplazaba a borde de un automóvil Renault Sendero, color cerúleo, con placa de circulación del Distrito Federal, cuando los agentes lo ubicaron y lo interceptaron.
Previa identificación, los agentes le hicieron del conocimiento que tenía una orden contencioso en su contra, por lo cual sería trasladado frente a la autoridad correspondiente.
“Se le leyeron sus derechos, se le proporcionó copia del mandato contencioso y en seguida se le llevó a certificarse médicamente”, explicó uno de los instrumentos que participaron en la ejecución de la orden de aprehensión librada por el delito de homicidio calificado con superioridad en agravio del músico Alejandro y la abogada y maestra de danza, Carmen.

La justicia de la detención
Una vez que el representante social notificó al enjuiciador sobre la detención de Mayor o Javier, en cumplimiento a una orden de aprehensión, respetándole en todo momento sus derechos, así como detallarle la hora de captura y presentación en los juzgados de circuito contencioso de Valles Centrales, el enjuiciador calificó como legítimo la detención.

Le comunican el delito
“Eran las 7:20 horas aproximadamente, del día 22 de agosto del 2016, cuando usted señor Mayor o Javier y otra persona del sexo masculino aún no identificada, ingresó al domicilio afectado con el número 42 de la calle Vicente Campeador, sección cuarta, de Tlacolula, y con un armas de fuego calibre 38, disparó en la cabecera a Alejandro”, acusó el Empleo Divulgado.
En la carpeta de investigación se detalla que esa mañana, Alejandro se encontraba en la segunda planta de la vivienda, cuando fue asesinado.
Se explica además que consumado este asesinado, Mayor o Javier y el desconocido se disponían a salir de la casa, cuando en la puerta se encontraron con Carmen, esposa de Alejandro.
Es de suponer que al sentirse descubiertos, la tomaron por la fuerza y la jalaron cerca de la sala-cocina, donde la atacaron con armas blanca en diferentes partes del cuerpo.
Según dictámenes de peritos de la Fiscalía Genérico del Estado la mujer presentaba 17 heridas ocasionadas con armas punzocortante, una de ellas en el cuello, las cuales le ocasionaron la homicidio de modo súbita; mientras que Alejandro tenía un impacto de bala en la cabecera, pariental derecho.
Poco a posteriori de escapar los responsables a borde de un transporte desafortunado que estaba estacionado frente a la vivienda de las víctimas, tres niños, hijos de la pareja asesinada, se percataron de los cuerpos ensangrentados y avisaron a su tía, quien alertó a instrumentos de la Policía Municipal de Tlacolula de Matamoros, así como a paramédicos.
Socorristas revisaron los dos cuerpos, certificando lamentablemente que estaban sin signos vitales.
Es así como se le dio intervención a instrumentos de la Agencia Estatal de Investigaciones y a peritos, quienes acudieron a la inspección presencial y al algarada del muerto.
En ese instante, la hermana de Alejandro reconoció los cuerpos como el de su hermano, quien tenía 42 primaveras de años, originario del estado de Puebla y vecino de Tlacolula. Así además dijo que su cuñada se llamó Carmen.

Datos de prueba
Como datos de prueba, la representación social precisó contar con la denuncia presentada por la hermana de Alejandro, un parte informativo de la Policía Municipal de Tlacolula, un referencia policial de la AEI, un reporte de inspección presencial y algarada de muerto, así como diversos testimonios que han contribuido a la identificación de uno de los probables responsables.
Hasta este momento, a Mayor o Javier se le notaba cierta tranquilidad, escuchó con atención la inculpación, sin requisa, al ingresar una mujer adulta, comenzó a fluir.
Amablemente el Empleo Divulgado preguntó al imputado si se sentía proporcionadamente, a lo que éste contestó que no, concediéndole el enjuiciador unos minutos de interrupción.
Extraoficialmente, se indicó que la mujer que ingresó poco tarde a la audiencia, es la mamá del finado y coetáneo pareja del imputado.

Prefiere callar
Tras formularse la imputación, en su intervención, a través de su abogado, Mayor o Javier dijo que se reservaría su derecho a determinar y que solicitaría ampliación del término constitucional para que se le determine su situación jurídica.