Lo apuñalan, solo tenía 19 años

Culiacán, Sinaloa.

Con tan solo 19 primaveras de perduración, ayer por la mañana, la Policía lo halló sin vida por la orilla de la carretera que va del Campo 11 en torno a la sindicatura de Culiacancito. Su cuerpo presentaba heridas provocadas por pertrechos punzocortante.

Asimismo, lo identificaron con el nombre de Manuel N. El muerto fue depositado en el anfiteatro almacén para practicarle los estudios correspondientes.

EL REPORTE

Durante la mañana de ayer, policías que patrullaban por Culiacancito recibieron un llamado por parte del número de emergencia 911, en el que se especificaba que, en el Campo 11, civiles habían opuesto el cuerpo de un hombre bañado en familia.

Cuando llegaron, los oficiales observaron manchas de familia sobre el asfalto y primero pensaron que la víctima había sido atacada a balazos o que había sido atropellada.

Manuel quedó sin camisa, tendido boca debajo, encima de derribo y maleza. Curiosos se fueron instalando detrás de la ruta amarilla para tratar de explorar al fallecido, entre ellos llegaron sus familiares. Sus miradas eran de desconcierto, al desconocer si era o no su pariente.

Los agentes preventivos solicitaron la presencia de personal de la Fiscalía Militar del Estado, para que se enfocara en realizar los trabajos de investigación en la campo del crimen.

No había casquillos. El cuerpo ya estaba rígido, como si hubiera sido ultimado durante la alboreo, decían especialistas forenses. Las personas que viven en los alrededores se dijeron extrañados de la presencia de policías, pues no sabían qué había pasado. Mientras, el zona era resguardado por los uniformados. Momentos a posteriori, llegaron peritos y policías investigadores.

LABORES DE CAMPO
De un tramo a otro de la carretera, había manchas de familia, por lo que se cree que el o los agresores lo habían deslizado para ocultarlo entre los despojos. Los criminalistas estuvieron trabajando debajo de los rayos del sol por más de media hora sin encontrar ningún indicio.  Al terminar, ordenaron que retiraran el cuerpo de la vía publica.

Al revisar el cuerpo de Manuel, se le apreciaron cerca de seis puñaladas en la espalda y otras tantas del costado del corazón. Hasta el obturación de la presente tirada, los agresores seguían prófugos de la ecuanimidad.