Lo sentencian a 4 años de cárcel por robo a empresaria

El juchiteco, Nicolás, de 25 primaveras, fue sentenciado por el mediador cuarto penal a cuatro primaveras y seis meses en prisión por su responsabilidad en la comisión del delito de robo calificado con violencia íntegro a las personas en perjuicio de una empresaria ferretera.

Por otra parte, fue condenado al plazo de nueve mil 565.50 pesos por multa y al plazo solidario (con Jorge, mejor conocido como “El Coreano”, así como otra procesada) de 500 mil pesos por reparación del daño.
La denuncia

En el expediente penal 85/2015, se encuentra una supuesta confesión de uno de los implicados en el robo, de nombre Ulises, mismo que reveló que, en octubre de 2014 le presentaron a una zagal citación Janet, de quien le dijeron: “le gustaba la buena vida, el monises y que podía radicar con ella”.

Fue así como comenzaron una relación amorosa, pero al cumplir un mes, ella lo invitó a un “trabajito”.

Ella le explicó a Ulises que se trataba de realizar un robo contra una empresaria que tiene una refaccionaria en la calle Trujano y que ella vivía en la colonia Albedrío.

Dijo que ya sabía todos sus movimientos, que ya la habían vigilado perfectamente y tenían un itinerario.

Conveniente a ello, Ulises se interesó, por lo que planearon el robo en diciembre de 2014.

Nicolás fue hallado culpable.

Entre los implicados se encuentra Jorge, apelativo El Coreano, quien se encargaría de esperarlos cerca de la casa donde entrarían a robar.

Janet era la encargada de seguir a la empresaria de su negocio hasta su vivienda y dar aviso cuando estuviera cerca de la misma.

Juan, apelativo El Chan, vigilaría la puerta principal durante el robo, así como Ulises y Nicolás, serían los encargados de portar armas 9 milímetros y amenazar a las empleadas domésticas y a la empresaria.
El 17 de diciembre de 2014, consumaron el plan, cada quien con la parte asignada.

Es por ello que, cuando la empresaria abrió la puerta cibernética, Ulises entró con el armamento en mano y amagó a una empleada doméstica.
En seguida entró la empresaria, misma que fue encañonada en la cabecera.

Nicolás se encargó de someter a las otras empleadas a quienes ató de manos con destino a a espaldas.

La empresaria fue amenazada con un secuestro, pero le dijeron que podían arreglarlo si ella accedía a entregarles monises.

Al temer por su vida, la mujer empresaria le dijo a Ulises que ella tenía una cachas cantidad de monises en su habitación, precisamente en su closet.

Ulises subió y con unos guantes tomó joyas, así como diversos fajos de billetes, los cuales guardó en una mochila.

En ese momento sonó una miedo, motivo por el cual corrió y le dio un cardenal con el armamento en el pecho a la empresaria.

Los delincuentes subieron a un transporte marca Volkswagen, tipo Jetta, color azur, propiedad de Jorge.

Después, ellos se trasladaron a una casa de seguridad, ubicada en el fraccionamiento Los Cántaros, en la colonia Mi Ranchito, Santa Cruz Xoxocotlán, sitio donde se repartieron el robo.

Tras el robo violento, la empresaria denunció el caso y utensilios de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) realizaron sus indagatorias, es por ello que lograron la captura de cada uno de los implicados.

El 10 de julio de 2015, se le ejecutó la orden de aprehensión contra Jorge, mismo que fue llevado a la Penitenciaría de Miahuatlán de Porfirio Díaz y el 16 de julio, el mediador cuarto penal le dictó utilitario de formal prisión.

Tras un abundante proceso penal, Jorge fue sentenciado en marzo pasado a cuatro primaveras y seis meses en prisión.

Expediente: 85/2015
Delito: Robo calificado
Involucrados: Nicolás y Jorge
Situación: Culpables
Sentencia: 4 primaveras y 6 meses de prisión