Los peligros que esconden los chicles y las golosinas

Aquella creencia popular sin fundamentos científicos que rezaba que al tragar un chicle, éste se pegaba al estómago o permanecía en el vientre hasta por siete primaveras fue desmentida por la Sociedad Química Saco, al explicar cómo el cuerpo es capaz de descomponer la dulce tal como lo hace con el resto de alimentos.

Al ser un producto procesado que contiene un suspensión nivel de azúcar industrial, la ingesta de la pegamento de mascar es poco recomendada por los especialistas en ingestión. Menos lo será luego de conocerse un final estudio de la Universidad Binghamton de Nueva York, que reveló que uno de los consumos favoritos de los niños porta un ingrediente dañino para la salubridad.

Se manejo de las nanopartículas de dióxido de titanio (TiO2), que pueden alterar el organismo si su ingesta es masiva. Encima de los chicles, se encuentran presente asimismo en otros alimentos, como el pan, la mayonesa o los chocolates. Encima, con la nomeclatura E-171, están incluidos en cosméticos, protectores solares y otros nociones de higiene.

Incluso se emplea en la pigmentación blanca de pinturas, papel y plásticos. A su vez, puede entrar en el sistema digestivo a través de pastas dentífricas, ya que se lo utiliza para crear la abrasión necesaria para la lavado dental.

La investigación publicada en la revista Nano Impact demostró que sumar al cuerpo una constante y elevada cantidad de la sustancia disminuye significativamente la capacidad de las células del intestino delgado -llamadas microvellosidades- para absorber los nutrientes y interpretar como barrera contra agentes patógenos.

Las pruebas las realizaron en un cultivo de células intestinales. Los resultados reflejaron cómo las TiO2 ralentizaron el asimilación y afectaron las funciones enzimáticas. Durante el proceso el hierro, el zinc y los ácidos grasos especialmente fueron los nutrientes más difíciles de absorber. Encima, se produjo una inflamación intestinal.

Recientemente otra investigación a cargo del Instituto Comprobado de Investigación Agronómica de Francia reveló por primera vez que el colorante E 171 se extiende por todo el organismo, afectando al sistema inmunológico e incrementando el aventura de cáncer.