Los perros son parecidos a sus dueños

Iris Schoberl, autora principal de la investigación, señaló: “Nuestros resultados muestran que los perros y los dueños son díadas sociales, es asegurar, parejas de dos seres especialmente vinculados entre sí, y que se retroalimentan influyendo en su comportamiento”. Por lo tanto, los perros son sensibles a los estados emocionales de sus dueños y pueden reverberar sus distintos sentimientos.