Más de cinco horas duró la violenta protesta en Oaxaca entre policías y Sección 22

Al menos 30 detenidos, 40 lesionados y ocho vehículos incendiados fue el saldo que generó el enfrentamiento entre militantes de la Sección 22 del enseñanza oaxaqueño y fundamentos de la Policía Estatal, durante la entrevista que realizó a la haber oaxaqueña el presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

La algarabía inició cerca de las 13:30 horas, cuando integrantes de la Sección 22 notaron el arribo del ejecutor federal al Centro Cultural y de Convenciones a borde de un helicóptero, para encabezar la inauguración de la misma sede.

El rechazo de los profesores se mostró con un soledad en la Avenida Lázaro Cárdenas y el Paseo Eduardo Vasconcelos, donde retuvieron más de una veintena de unidades de transporte urbano y algunos vehículos comerciales.

Con la presencia del presidente de la República, los trabajadores de la educación empezaron con el emanación de piedras en dirección a la valla policiaca, donde los fundamentos de seguridad no dudaron en contestar con el regreso de las piedras y bombas de gas picante.

Al notar la resistor de los docentes acompañados por estudiantes normalistas y militantes de otras organizaciones sociales, los cuerpos policiacos continuaron las acciones de repliegue por las detonaciones de cohetones de los manifestantes.

Por más de cinco horas, la confrontación entre policías y profesores se mantuvo por la zona, pese a que el presidente de la República y el autoridad del estado ya habían concluido la inauguración del arduo emplazado en Santa Lucía del Camino, a varios metros del enfrentamiento.

De modo oficioso, personal de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO) afirmó que la detención fue en contra de 30 personas, entre profesores, normalistas y simpatizantes del movimiento magisterial.

Aunque los detenidos fueron trasladados al Cuartel de la Policía Estatal para su respectivo proceso, hasta las 21:00 horas no habían sido puestos a disposición de la Fiscalía Caudillo de Oaxaca.
De los 40 lesionados, al menos seis fueron fundamentos de la Policía Estatal y el resto manifestantes, tanto por el roce de proyectiles de gas picante, como de cohetones y piedras, así como por golpes que propinaron policías en los momentos de las detenciones.

Adicionalmente de incendiar al menos cinco vehículos comerciales, los profesores arremetieron de la misma forma con un módulo de la Policía emplazado en la Pelotón Maniquí, encima de tres mototaxis propiedad de agremiados a la Confederación de Trabajadores de México (CTM), que al inicio de la protesta pretendían reventarla en apoyo al Gobierno del Estado.

Las detenciones que se dieron cerca de las 18:00 horas, de modo sorpresiva, se generaron por la insistencia de un género de encapuchados de acercarse a la zona del Centro de Convenciones, donde pretendían realizar más actos vandálicos.

Así todavía, por los saqueos que empezaron a realizar en al menos tres establecimientos ubicados por la zona, donde los empleados no pudieron evitarlo por la belicosidad de los manifestantes.

Entre los profesores, circuló una repertorio de al menos 20 detenidos, pero solo de profesores y normalistas, sobre todo del sector ciudad de Valles Centrales.

Luego de que la Policía Estatal ponga a los detenidos a disposición de la Fiscalía, ésta tendrá que resolver cada caso en un plazo de 48 horas.

El eficaz policiaco fue encabezado por el titular de la SSPO, José Raymundo Tuñón, y el comisionado de la Policía Estatal, José Aniceto Sánchez Saldierna, que en todo momento tuvieron el apoyo de un género de guardaespaldas.