Microorganismos de un desierto ayudan en la búsqueda de vida marciana

El investigador chileno realizó un barredura en varias zonas del desierto de Atacama donde encontró hongos, células y microorganismos que podrían perfectamente encontrarse en Marte en condiciones parecidas. (Foto referencial)

Científicos descubrieron microorganismos bajo el suelo del desierto de Atacama, el más árido del mundo y con condiciones similares a las de Marte, cuyas características ayudarán en la búsqueda de vida marciana, informó este martes uno de los investigadores.

Los científicos realizaron excavaciones de hasta un patrón de profundidad con el fin de encontrar algún tipo de vida en este desierto que se extiende en el Meta Magnate de Pimiento, con condiciones similares a las existentes en Marte.

Donde ocurrió el hallazgo, a 1.800 km al boreal de Santiago, la humedad es prácticamente nula y la salinidad hace casi inviable la vida, con lo cual se abre la posibilidad de que en el planeta rojo puedan existir este mismo tipo de bacterias.

“Si encontramos especies como estas en el desierto de Atacama, podríamos encontrarlas en Marte ya que existen las mismas características”, afirmó en rueda de prensa Armando Azúa, astrobiólogo chileno, quien lideró el equipo que descubrió los microorganismos en 2015.

Estas bacterías soportan la desliz de agua y luz, subsisten gracias al consumo de compuestos químicos, y igualmente podrían sobrevivir a la intensa radiación ultravioleta que recibe la superficie de Marte desde el Sol y que no permite la vida, hexaedro que se encuentran en la profundidad del suelo.

Las investigaciones sobre estas bacterias, que están en curso actualmente, llamaron la atención de la Agencia Espacial Estadounidense (NASA), que enviará en marzo un equipo de investigadores para estudiar estos seres y la zona donde fueron descubiertos, de acuerdo con Azúa.

El investigador chileno realizó un barredura en varias zonas del desierto de Atacama donde encontró hongos, células y microorganismos que podrían perfectamente encontrarse en Marte en condiciones parecidas, pero igualmente podrían ayudar en el estudio del inicio de la vida en la Tierra.

“No es descabellado pensar que, frente a tanta similitud de condiciones, una célula como esta haya llegado a la Tierra desde Marte, entonces nosotros seríamos los marcianos”, sostuvo Azúa, estimado recientemente como uno de los 15 pensadores e innovadores de TED Fellows 2017, ordenamiento que destaca anualmente a los personajes más innovadores del planeta.

Las capacidades de sobrevivencia frente a la desliz de agua de estas células igualmente son estudiadas para determinar si podrían ser una alternativa para la agricultura frente a los mercancía del cambio climático y el avance de las zonas áridas.