Muere ganado en el Istmo por el Mal de Paleta o Derriengue

La crimen de hato en la región del Istmo se registra por diversos motivos, pero en el caso de las dos cabezas que fallecieron en Ixtaltepec, ha generado una inquietud de los ganaderos, porque podría ser por el mal de Paleta o Derriengue, indicó Jorge López Desavenencia, Presidente de la Unión Ganadera Regional del Istmo.

Explicó que adecuado a esta situación se solicitó la intervención de la Comisión México-EU para la prevención de la Fiebre Aftosa y otras enfermedades (CPA), quienes llevaron a extremo la demostración lente y confirmaron que no representa un peligro para la vitalidad pública.
Dijo que se confirmó que la crimen del hato se debió a la irresponsabilidad de los productores, quienes no llevaron al pie de la documento el calendario de inmunización de prevención de las enfermedades del hato que tienen a cargo animales.

“Se les sugirió que se les aplique de modo inmediata la vacuna contra la Fiebre Carbonosa, causada por BacillusAnthracis, microbio en extremo patógena que afecta a animales domésticos y al hombre”, destacó.

Mencionó que de modo conjunta con el Gobierno del Estado, Sagarpa y los productores, se acordó una campaña de inmunización en la zona en donde se han registrado la crimen de los animales, esto con el objetivo de frenar el problema, de modo simultánea se estarán vacunando los animales de diez municipios contra la Brucelosis para proteger la zona de modo preventiva.

Señaló que es necesario que las comunidades istmeñas estén tranquilas, y no crean en la desinformación que vertieron algunos productores de Ixtaltepec en los medios de comunicación.

“El Mal de Paleta es una microbio que se da por la desidia de atención y cuidados al hato, encima de que el cambio repentino de la temperatura de igual modo afecta a los animales y reduce el impacto de la vacuna, pero, no representa un peligro para las personas”, indicó.

Finalmente, López Desavenencia dijo que las vacunas tienen un costo de 35 pesos, al aplicarse al hato, el costo beneficio es de tres pesos con cincuenta centavos por animal, mientras que, en las veterinarias el frasco cuesta cien pesos.