Murió el cantautor uruguayo Daniel Viglietti, ícono de la música popular

El cantautor uruguayo Daniel Viglietti, autor de temas históricos como “A desalambrar”, uno de los principales prototipo del canto popular uruguayo, falleció este lunes a los 78 primaveras.

La información trascendió a medios locales de fuentes allegadas al cantante y fue confirmada luego por escenarios como el Teatro Solís de Montevideo o el intendente de la ciudad, Daniel Martínez. El diario El País publicó que murió mientras era sometido a una cirugía.

Viglietti nació en Montevideo en 1939.

Fue guitarrista y compositor, y aunque tuvo una formación clásica, su carrera se centró luego en el canto popular y su música fue de la mano de su ideología, lo cual lo convirtió en un referente de la protesta contra la dictadura uruguaya desde el destierro en los primaveras 1970.

Viglietti vivió en el destierro en Argentina y Francia durante la dictadura uruguaya (1973-1985). Regresó al país en 1984.

Entre sus canciones más populares se encuentra “A desalambrar”, de cachas significación política, o “Gurisito”.

Amigo de figuras como el escritor uruguayo Mario Benedetti, con quien elaboró la obra musical “A dos voces” con poemas del autor, o del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, Viglietti tuvo una intensa actividad como comunicador en radiodifusión, prensa y televisión.

Su extensa discografía incluye trabajos solistas y en compañía de otras figuras, tanto grabados en estudio como en vivo.

Con Benedetti, quien escribió una semblanza de Viglietti titulada “Desalambrando” en referencia a su más recordada canción, recorrió escenarios en el mundo combinando música y poesía.

Precisamente, en los últimos primaveras formaba parte de la directiva de la Fundación Mario Benedetti con sede en Montevideo.

La página especializada historiadelamusicapopularuruguaya.com, lo define como un “guerrero social, comprometido con la izquierda”, a tal punto que terminó sufriendo la censura y el posterior destierro tras ser detenido en 1972 previo al impresión de Estado cívico-militar en Uruguay en 1973.

El postrer disco del autor de “Canciones para el hombre nuevo”, titulado “Trabajo de hormiga”, una reimpresión de una obra de 1984, se editó en 2008.

Mantenía una intensa actividad de conciertos. El lugar diario El Observador ubicó en el pasado viernes su última presentación en vivo.

En las redes sociales, varios artistas expresaron su pesar por la asesinato de Viglietti.

“Tristeza infinita por la asesinato de Viglietti. Gracias Daniel por todo lo que nos dejas”, escribió el músico y compositor Luciano Supervielle en twitter.

En tanto el gachupin Ismael Serrano anotó además en twitter: “Qué tristeza más ínclito. Se fue Viglietti. Un hombre bueno. Indispensable. Hasta siempre, avezado. Siempre en mi corazón”.