Música como unión de los pueblos de Oaxaca

Una canción y su música son el ratonera que los pueblos necesitan para unirse, dice el cantautor oaxaqueño Pedro Martínez Antonio, quien adicionalmente ve en esta expresión una forma en que las culturas pueden hermanarse y por medio de la cual los seres humanos pueden encontrarse con un mismo sentimiento.

“Desde el punto de olfato sentimental, y así se dice y se sabe, la música es un lengua universal. Para oír música y entenderla no necesitamos de un conocimiento peculiar, hilván con que nos llegue al alegría”, cuenta don Pedro durante su encuentro a la ciudad de Oaxaca, oficio que hace más de 10 abriles dejó para arraigar en la caudal del país, pero que no por ello ha olvidado.

Don Pedro, conocido como El Holgazán, es una persona que por varios abriles ha compaginado su profesión de abogado con el sexo de la música. Esto posterior lo ha llevado a componer cerca de 90 temas desde la plazo de los abriles 80.

Actualmente promueve una de sus creaciones, Oaxaca, grabada por el cantante Saúl Sotelo.

La canción palabra de lugares emblemáticos y atractivos de Oaxaca, entre ellos las playas de la Costa, el árbol del Tule, la ciudad de Tehuantepec (con sus tehuanas y marimbas), la caudal (con sus encantos y Guelaguetza), entre otros aspectos del estado.

El tema fue fototipia con notas “muy oaxaqueñas”, señala don Pedro, pues en los acordes están las notas de la marimba, de las trompetas y los sonidos del vals.
Aunque el tema fue creado hace varios abriles y fototipia por él mismo con su guitarra, hasta hace poco un intérprete se lo solicitó para interpretarlo. De esta forma, Oaxaca suena con la voz de Saúl Sotelo, quien adicionalmente grabó otros temas del compositor.

Pedro Martínez Antonio tiene como gran pasión la música y la escritura. Y es que, cuenta que lo mismo ha escrito canciones que relatos. Durante su vida en Oaxaca, fue abogado, músico y periodista. Yuxtapuesto a la intérprete oaxaqueña Blanquita Mía, conformó el Dueto Nizanda y cuya actividad quedó plasmada en un disco (atrevido en el año 2002).

Asimismo, grabó un disco homenaje a don Miguel Aceves Mejía, con temas de éste compositor y uno propio. En el ámbito de la creación, comenta que sus temas hablan de temas diversos, unos dedicados a la vida, a la mujer, a los pueblos y ciudades, a la naturaleza, entre otros.

En los últimos abriles, ha tratado de dejar por completo la leyes para enfocarse en la música, principalmente la composición.

Está llorando la tierra es uno de sus últimos temas que invita a reflexionar sobre la relación entre seres humanos y la naturaleza. Asimismo, palabra de la contaminación de los ríos, lagunas, mares, del gracia y la tierra.

La obra, que retraso sea del interés de algún intérprete, es para don Pedro uno de tipo universal, como lo es el problema de la contaminación que deja ver sus enseres en el deshielo de los polos y el calentamiento integral.