Neurólogo estadounidense visitará al bebé británico enfermo terminal

El neurólogo estadounidense Michio Hirano visitará el próximo lunes en Londres al bebé sajón Charlie Gard, enfermo terminal y al que sus padres quieren abastecer con vida de forma sintético en contra de la opinión médica, informaron fuentes judiciales.

Hirano, doble en miopatías y enfermedades mitocondriales, se ha ofrecido a ordenar un tratamiento práctico al chico de 11 meses, el cual, asegura, arroja un “10 % de probabilidad de fortalecimiento de los músculos” y de una “pequeña, pero significativa”, alivio de la función cerebral.
El neurólogo del Centro Médico de la Universidad de Columbia, en Nueva York, se reunirá con el equipo que proxenetismo al pequeño en el hospital londinense de Great Ormond Street, el cual aboga por desconectarlo de las máquinas que le mantienen con vida a fin de que pueda expirar con dignidad.
Charlie padece el síndrome de depleción de ADN mitocondrial, una enfermedad rara que inhabilita la capacidad del cuerpo de dar energía a los músculos, hasta que el afectado sufre un error respiratorio total.
El chico no tiene ninguna función activa, pero sus padres aseguran que “no está sufriendo”.
El sentenciador Nicholas Francis de la División de Comunidad del Tribunal Superior de Londres, que previo ya falló a servicio del hospital londinense (como asimismo el Supremo y la Ecuanimidad europea), revisará la semana próxima los argumentos del doctor Hirano, quien afirma que desde abril han surgido nuevas pruebas sobre la potencial efectividad del tratamiento práctico.
En el primer litigio, el magistrado concluyó, el 11 de abril, que ese tratamiento causaría dolor y no mejoraría la situación del chico.
El Great Ormond Street Hospital de Londres volvió a apelar a la Ecuanimidad el pasado lunes, posteriormente de que los padres de Charlie, Chris Gard y Connie Yates, presentaran varias opiniones médicas, incluida la de Hirano, favorables a probar en el pequeño esa terapia de nucleósidos, que no ha sido testada siquiera en ratones.
Se prevé que el sentenciador Francis se pronuncie interiormente de unos días sobre si las nuevas pruebas de las que acento Hirano justifican que el bebé sea mantenido con vida y trasladado a otro país para admitir tratamiento.
Yates y Gard, residentes en Londres, han protagonizado una intensa campaña internacional para alcanzar que su hijo pueda seguir siendo tratado y han contado con el apoyo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el papa Francisco.
Sus representantes legales pidieron hoy calma a sus numerosos seguidores, entre ellos varios grupos religiosos estadounidenses, posteriormente de que hayan proliferado las amenazas en internet contra los jueces y los abogados de la otra parte.
La pareja ha recaudado medio millón de firmas en apoyo de su causa y 1,3 millones de libras (unos 1,5 millones de euros) para financiar el tratamiento del chico en un hospital estadounidense o de otro país.