No hay insulina en la mayoría de las farmacias del Táchira

Obligación que igualmente se reporta en medicamentos tales como el glucofage y glicazida, como está ocurriendo con los usados por vía parenteral, es asegurar, la insulina, los cuales solo la tienen pocas cadenas a escalera doméstico, según lo expresado por William Velazco, miembro de la Agrupación de Farmacéuticos del estado Táchira.

-Es muy poca la insulina que se puede conseguir y su precio muy stop, por lo que resulta complicado adquirirla con la debida regularidad para perseverar el control de los que padecen diabetes, agregó Velazco.

El aumento de los fármacos ya no es del 10 o 20 % sino del 200 y 300 %, refirió. “Ya se llegó al periferia, es difícil aumentarlos más, porque de verdad el venezolano no tiene la capacidad económica para adquirirlos”.

Hace un tiempo antes la mayoría de los establecimientos farmacéuticos tenían en sus anaqueles insulina, afirmó Velazco, pero tiene mucho tiempo que no llega: “Es un producto que viene en varias presentaciones: insulina rápida, lenta, NPH. Pero en los últimos meses prácticamente no se consigue de ninguna”.

Hace unos días, informó, se logró apoderarse una rápida que necesitaba con necesidad un paciente, en una de las grandes cadenas, pero tenían un solo tipo de insulina, cuyo costo fue de 83 mil bolívares, es una caja que tiene cinco lapiceritos para inyectar, de repente alcanza para cubrir las dosis del mes.

Dejó claro que los pocos expendios de medicina que tienen insulina, piden el récipe y las indicaciones, para poder ver si el paciente efectivamente lo necesita; eso está perfectamente, pues se proxenetismo de frenar esa conducta de que cualquiera la compre solo para revenderla.

“Por otra parte en algunas oportunidades, la persona que la negocio no la mantiene en la prisión de frío, desconoce que hay que cuidarla al momento de transportarla, evitando el calor; y si la compran para revenderla y no tienen cuidado, entonces se daña el producto, lo que implica que quien la negocio está adquiriendo un fármaco que no le va a servir”, enfatizó William Velazco.

A veces la parentela se molesta porque se piden los récipes, no entienden que esta solicitud tiene como propósito que los medicamentos se puedan distribuir de la mejor guisa, es asegurar, que lleguen a todos los que de verdad los necesitan.

La insulina tiene cerca de un año que no llega con la debida regularidad, incluso en los últimos meses la escasez ha aumentado, sentenció.

Un montón de empresas trasnacionales, detalló Velazco, producía la insulina, pero la mayoría se ha ido del país, por la desatiendo de disponibilidad de los dólares. Y las que se quedaron en Venezuela, les entregan divisas, no obstante el Gobierno condiciona la entrega de la moneda extranjera, exigiendo que le vendan el 50% de la producción.

“En Colombia, la insulina tiene un costo vecino de 200 mil bolívares, frasco que dura para un mes, stop costo que hace rememorar que hace un tiempo antes en Venezuela se contaba con una ampolla de insulina rápida cuyo costo era de 21 bolívares. Ahora este frasco no se encuentra, y de conseguirlo el paciente debe adquirirla por un precio entre los 100 y 120 mil bolívares”, resumió el representante de la Agrupación de Farmacéuticos de Venezuela.