Nuevo antihormonal contra el cáncer de próstata marca importante avance

Hasta un 38% el peligro de mortalidad temprana entre los pacientes con cáncer de próstata, aporta un nuevo antihormonal al tratamiento normalizado contra este mal, según dos ensayos publicados y que marcan un importante avance en la lucha contra este tumor.

Entreambos estudios forman parte de unas muy esperadas presentaciones de investigaciones delante la conferencia anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO), el anciano congreso mundial sorbe el cáncer, reunido este fin de semana en Chicago.

La nueva molécula, la abiraterona (Zytiga), de los laboratorios Janssen, combinada con la prednisona, la terapia antihormonal de narración para los hombres a los que se les acaba de diagnosticar un tumor canceroso en la próstata que ha hecho metástasis, permite todavía retrasar en 18 meses -de 14,8 a 33 meses- el avance de este cáncer agresivo, señala uno de estos estudios clínicos de grado 3, llamado LATITUDE.

La investigación, conducida por el doctor Karim Fizazi, presidente del servicio de cancerología del Instituto Gustave Roussy de París, fue realizada sobre 1.200 pacientes en 34 países entre febrero de 2013 y diciembre de 2014.

El segundo memoria clínico (STAMPEDE), dirigido por el doctor Nicholas James, profesor de cancerología clínica en el hospital Queen Elisabeth de Birmingham, en el Reino Unido, involucró a 2.000 hombres, tratados en ese país y en Suiza.

Un seguimiento realizado 40 meses luego concluyó que el peligro de mortalidad se había limitado en 37%.

El estudio LATITUDE logró una quebranto del peligro de asesinato de 38% tras un período de seguimiento de 30,4 meses. Así la esperanza de vida pueda aumentar más en un período dadivoso de tratamiento.

El cáncer de próstata es la primera causa de mortalidad masculina por cáncer en Estados Unidos, con 161.360 nuevos casos y 26.730 decesos por año, según la American Cancer Society.

Una carencia enorme

El Zytiga no solo prolonga la vida, sino que reduce en 70% el peligro de recaída y en 50% el peligro de complicaciones óseas”, enfatiza el profesor James.

“Tino la importancia de estos avances clínicos, pensamos que el tratamiento normalizado de los pacientes que acaban de cobrar un dictamen de cáncer agresivo de próstata debería cambiar”, estimó.

El profesor Fizazi destacó a su vez “la enorme carencia no satisfecha de mejorar el tratamiento de los hombres que acaban de ser diagnosticados de un cáncer metastásico de próstata, que en promedio mueren en menos de cinco primaveras”.

Recordó que los tratamientos de los cáncer de próstata no han conocido mayores evoluciones desde hace 70 primaveras.

La abiraterona es una molécula que bloquea la producción de testosterona para los testículos, la órgano suprarrenal y el propio tumor.

En la casi totalidad de los casos el cáncer de próstata es un tumor hormonodependiente cuyo incremento y crecimiento depende de esta hormona. Para tratarlo se debe evitar que esa hormona envergadura sus objetivos. Debemos ser prudentes en la utilización de la abiraterona en hombres que presentan riesgos cardíacos mayores”, advirtió el doctor Fizazi.

A partir del dictamen, entre 10 y 15% de los pacientes tienen metástasis, en su anciano parte óseas y linfáticas.

Los resultados del memoria clínico LATITUDE han sido todavía publicados en la revista médica estadounidense New England Journal of Medecine. (Fuente:(AFP)