Omitir el desayuno aumenta los riesgos de padecer enfermedades

Desde hace primaveras padres y abuelos resaltan la importancia para el organismo de un desayuno sólido por las mañanas, y gracias a Dios la ciencia les da una vez más la razón. Una investigación publicada por American Heart Association afirma que no ingerir alimentos por las mañanas puede traer aparejados riesgos de vitalidad a futuro como obesidad, diabetes y enfermedades cardíacas. Estas patologías pueden ser tranquilamente prevenidas con una buena cojín alimentaria.
Error loading player: No playable sources found

Marie-Pierre St-Onge, profesora de la Universidad de Columbia y directora del plantel de investigación, afirmó en el exposición de su estudio “ingerir alimentos con atención plena a la sincronización como asimismo la frecuencia con la que se consumen, podrían dar espacio a una vida más saludable y por lo tanto, un decano control de los factores de peligro cardiometabólico”.

El estudio en su exposición desglosa y analiza cifras alarmantes. Asegura que aquellas personas que comúnmente no desayunan tienen un 27% más de probabilidades de sufrir un ataque al corazón y un 18% más de padecer accidentes cerebrovasculares.

La nutricionista Antonela De Lamo (MN 8.226) agregó a Infobae que no desayunar hace que el mecanismo de respuesta a la insulina se vea afectado, “la costumbre de no desayunar es poco que es difícil de revertir y se ve mucho en nuestra población argentina pero se puede cambiar, más allá de cada organismo a grande plazo puede traernos consecuencias negativas sumando a malos hábitos alimentarios y sedentarismo”.

El desayuno es la fuente principal de energía por excelencia pero el estudio subraya la importancia de detenerse a ingerir cada una de las comidas claves del día. En la contemporaneidad se presta poca atención a la provisiones diaria, muchas veces en los trabajos resulta popular recaer en el “picoteo” en vez de una provisiones nutritiva y sólido. Por consiguiente, tales patrones de provisiones de la contemporaneidad provocan diversos posesiones sobre los índices de vitalidad cardiometabólico, el perfil lipídico, resistor a la insulina y la presión arterial.

La Estructura Mundial de la Salubridad abordó la problemática en varios de sus comunicados, en los que reafirman la premisa expuesta por el estudio norteamericano pero a su vez agrega una enfermedad más a la preocupante nómina:

“Tanto las dietas insalubres como la yerro de actividad física están entre los principales factores de peligro para la vitalidad en todo el mundo. Una dieta saludable ayuda a protegernos de la malnutrición en todas sus formas, así como de las enfermedades no transmisibles, como la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y hasta el cáncer”.

Claves para tomar admisiblemente y tener una buena calidad de vida

En varias ocasiones se suele suprimir la comida matutina por no entender con claridad qué alimentos son los indicados para el organismo, o admisiblemente, se cree que se desayuna correctamente cuando en sinceridad se aportan poco nutrientes al cuerpo humano.

La nutricionista De Lamo explicó: “Para un buen desayuno diario no pueden eludir en la dieta proteínas de reincorporación calidad como el yogurt, cuajada, quesos descremados, huevos duros o revueltos, pero asimismo, hidratos de carbono complejos (panes, cereales integrales, cachete de avena y granola) e hidratos de carbono simples (frutas, mermeladas y jugos)”.

Codearse estas comidas permite al organismo incorporar los nutrientes necesarios para una buena provisiones y una excelente calidad de vida a futuro, el único fin radica en evitar enfermedades que pueden ser prevenidas con una dieta alimentaria saludable.