Parte de Londres a China primer tren británico de la Ruta de la Seda

El primer tren del Reino Unido hasta China, cargado con whisky, refrescos y productos infantiles, inició este lunes su reconvención, un competidor de las viejas expediciones comerciales de la Ruta de la Seda.

El convoy de 600 metros de dadivoso, que transporta 32 contenedores, partió del puerto londinense de Stanford-le-Hope, en el estuario del Támesis, en dirección a Yiwu, en la costa uruguayo china.

Una ceremonia con música, banderas y discursos expresando la esperanza de una nueva era en las relaciones comerciales bilaterales -en momentos en que el Reino Unido comienza su divorcio de la Unión Europea-, despidió al tren en su alucinación que durará 18 días y recorrerá 12 mil kilómetros.

El transporte férreo es más módico que el sutil y más rápido que el transatlántico, por lo que ofrece un término medio a las compañías de transporte.

El tren cruzará el túnel bajo el Canal de la Mancha para atravesar luego Francia, Bélgica, Alemania, Polonia, Bielorrusia, Rusia y Kazajistán, antaño de entrar a China.

Los contenedores tendrán que cambiar a diferentes vagones al conseguir a Bielorrusia, porque los expaíses soviéticos usan un encantado de trocha de vía diferente.

El primer tren de China al Reino Unido llegó el 18 de enero, repleto de ropas y otros riqueza comerciales, y el de este lunes es el primer alucinación en sentido opuesto.

“Restaurar la antigua Ruta de la Seda es una vía mediante la cual China, el ártico de Europa y el Reino Unido pueden permutar riqueza, por otra parte de una iniciativa excitante”, dijo Xubin Feng, presidente de Yiwu Timex Industrial Investment, que organizó el convoy.