Pemex sella la refinería de Salina Cruz y guarda hermetismo

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca

Petróleos Mexicanos (Pemex) aplicó un protocolo de seguridad para evitar la fuga de información de la refinería Antonio Dovalí Jaime. Luego del hecatombe de 8.2 grados registrado la medianoche del jueves, la petrolera clausuró sus accesos, evitando incluso el ingreso de sus trabajadores.

Los trabajadores que se encontraban al interior de la refinería al momento del movimiento telúrico debieron permanecer en sus labores con un doble turno.

Una fuente que conoce la operación de la planta de procesamiento de combustible aseguró que existen posibles daños y fracturas en las instalaciones, sin secuestro Pemex ha guardado total hermetismo al respecto.

La aurora del viernes se difundieron fotografías que exhibían una cúmulo lumínica sobre las plantas de refinación en Salina Cruz, sin secuestro, a través de la cuenta oficial de Twitter de Pemex se descartó que las imágenes fueran producto de una crisis.

“No se registra hasta el momento ninguna afectación en las instalaciones de Pemex en el nuevo hecatombe”, escribió Pemex en su cuenta de la red social.

“Se siguen efectuando recorridos de seguridad para compulsar a situación de las instalaciones”, fue un segundo mensaje al que siguió “no se registran daños a las instalaciones de la refinería en Salina Cruz”.

Los mensajes de la petrolera fueron avalados por el presidente Enrique Peña Nieto y Protección Civil franquista.

Adicionalmente de esos mensajes, no ha emitido ningún comunicado oficial. Podría ser hasta el próximo lunes cuando se retire el protocolo interior de la refinería y las labores vuelvan a su normalidad.

En el puerto de Salina Cruz las gasolineras de Pemex operan con normalidad. El abasto de combustible no ha sufrido interrupciones significativas ni en el municipio ni en la región.

La Asociación Mexicana de Gas Natural informó por su parte que los ductos de transporte y distribución de gas natural en Salina Cruz cuentan con sistemas de monitoreo las 24 horas del día, mismos que advierten en tiempo existente sobre posibles fallas o alteraciones en la presión de los gasoductos.