Por eso el sexo es más rico en un hotel que en la casa

En psicología, el concepto se lumbre “self-expansion” (auto-expansión) y se refiere a poco más que sólo tener lugar un buen rato, explica Muise. Es sobre las cosas que son novedosas, excitantes, provocadoras, retadoras y que amplían la perspectiva de nosotros mismos y nuestras parejas sobre el mundo.

 

Las parejas tienden a cotejar más esto durante sus ocio pues los viajes por lo regular tienen ese tipo. “Están en un motivo nuevo. Prueban nueva comida. Podrían practicar nuevas actividades. El resultado es más pasión en la cama”, agrega.

 

Es más sencillo entrar en el ‘mood’ cuando estás acullá

Otra investigación encontró que estar de buen humor nos lleva a tener mejor sexo. El estudio, que siguió a 58 mujeres, descubrió que tener un humor positivo resultó en sexo más frecuente y más muestras de afecto cerca de sus parejas al día futuro. Y lo opuesto fue cierto, incluso. Mostrar más afecto o tener más sexo significó que las mujeres tendían a estar de mejor humor al día futuro.

 

Así que no es de sorprenderse que estar de ocio – cuando tenemos menos estrés que en casa – hace mucho más sencillo estar de buen humor, para nacer.

 

“Para que exista el deseo sexual, especialmente en mujeres, partes del cerebro asociadas con la ansiedad y el estrés se ‘apagan'”, dice Ian Kerner, psicoterapeuta, mentor sexual y autor del compendio She comes first.

 

Lleva el hotel a tu casa

“Ciertamente, las parejas no necesitan irse de delirio para cotejar el ‘self-expansion'”, dice Muise. “A veces es tan simple como ir a una nueva parte de su propia ciudad, tomar una clase juntos, probar poco nuevo o tener una conversación profunda donde cada uno aprende nuevas cosas del otro o se ven bajo una luz diferente”.

 

Es poco en qué pensar cuando estamos planeando un delirio, pero incluso cuando planeamos tiempo de calidad en casa, dice Muise.