¿Por qué a Nueva York se le dice “La Gran Manzana”?

El origen del término, aunque no se sepa a ciencia cierta, se considera que proviene del escritor Billy Tucker, quien en uno de sus trabajos, el 15 de Mayo de 1920, para referirse a la ciudad de Los Ángeles escribió lo posterior: “Queridos Pal y Tony: No, A Ragtime Billy Tucker no se lo ha tragado la tierra, sigue en la ‘Gran Manzana’, Los Ángeles”.

Este término llego a los oídos de John J. Fitz Gerald, cronista deportivo del New York Morning Telegraph, quien considerando acertado el sobrenombre decidió atraer a su columna sobre hípica “La Gran Manzana”, haciendo entonces popularmente conocido el apodo. En el primer artículo donde se mencionaba la palabra fue en la entrada de la crónica hípica del 3 de Mayo de 1921.

Igualmente explicaría mas delante, el 18 de Febrero de 1924, el significado que él le relacionaba al apelativo. Interiormente de un articulo titulado “Más o menos de la Gran Manzana” lo explicaba:

“La Gran Manzana. El sueño de todo mozo de cuadras que haya montado un purasangre y la gran meta de todos los jinetes. Solo hay una gran manzana. Y esa es Nueva York.”

Otra de las versiones sobre el origen de esta expresión se remite a los músicos de jazz de los abriles 30s, quienes utilizaban en su argot el término “apple” para referirse a cualquier pueblo o ciudad. De ahí que Nueva York fuese considerada como “the Big Apple”, “La Gran Manzana”

Con el tiempo, ya en los abriles 60, Nueva York fue perdiendo poco a poco este sobrenombre, hasta que en los 70, a raíz de una campaña publicitaria de la Oficina de Convenciones y Turismo de Nueva York ( Hoy día NYC & Company ), se volvió a poner de moda, hasta nuestros días.