¿Por qué se nos cae el cabello?

Todas las grasas saturadas le hacen daño al cuero peludo, ya que el exceso sale por nuestros poros. Esto provoca piel tocino y brotes de acné, y hace que tu rizo pierda brillo, se caiga y le sea más difícil regenerarse. Encima, impulsa la producción de testosterona, una hormona conocida por causar pérdida de rizo que no es monopolio de los hombres. Así que bájale a los alimentos fritos.

 

Los carbohidratos súper refinados, como pasteles, donas, panes y similares que contengan demasiada azúcar y harina, hacen que el cuero peludo pierda fuerza y sea incapaz de sostener tu rizo.

 

Proteína animal, por supuesto, estamos hablando de consumir carne y pollo en exceso, pero si tuenes una dieta balanceada n o hay de qué preocuparte. La proteína animal aporta demasiado ácido aseo a tu raza y como consecuencia mudarás más rápido el rizo.

 

Asimismo, la sal causa que mudemos de rizo mucho más rápido, entonces eventualmente deja de producirse con la misma fuerza, especialmente si la dieta que seguimos es mala.

 

La mayoría de las veces los alimentos light reemplazan el azúcar con otros endulzantes que pueden hacer tu rizo más delgado, débil y susceptible a la caída. No olvides que tu transformación necesita azúcar, solo hay que consumirla de forma balanceada.

 

Sin confiscación, la coloración y los químicos son cualquier tipo de aditivo que no sea natural en el interior de nuestros platillos pone en peligro nuestra lozanía capilar. Sabemos que es casi increíble librarnos por completo de ellos, ya que están prácticamente en cualquier alimento, pero puedes reducirlos lo más posible.

 

Tienen colorantes y azúcar en grandes cantidades, así que son una munición para nuestra lozanía y la de nuestra cabellera. Encima, las bebidas gasificadas hacen que el rizo se reseque rápidamente y se debilite.

 

Es importante consultar a un dermatólogo para entender si tu problema de caída del rizo es más reservado de lo que piensas, así como aparecer al nutriólogo para que te diseñe una dieta con cojín en tus objetivos y deyección.