¿Por qué seguimos comiendo a pesar de estar satisfechos? El IPN lo sabe

El Doctor Ranier Gutiérrez Mendoza, investigador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Doméstico descubrió unas neuronas que podrían ser las responsables de que sigamos comiendo a pesar de estar satisfechos.

Se tratan de las neuronas gabaérgicas, un tipo de un células cerebrales localizadas en el hipotálamo fronterizo, que al ser estimuladas provocan que las personas y los animales aumenten su impulso por manducar.

Ranier Gutiérrez logró controlar las neuronas gabaérgicas a través de pulsos de luz celeste y provocó que sus sujetos de experimentación (animales) comiera una gran cantidad de azúcar, chocolate, croquetas de comida saludable o mordieran objetos (no comestibles) e incluso movieran la boca en señal de ansiedad.

De acuerdo con el diestro, las neuronas gabaéricas generan una señal universal que provoca apetito en todos los seres vivos. El investigador sostiene que estudiar este tipo de células podría ayudar a desarrollar un fármaco efectivo para controlar el apetito.