¿Porqué lloramos durante y después del sexo?


Este don malo de deplorar a la pequeño provocación puede resultar incómodo, o cuando menos desconcertante, para muchos. Peor tantito si tiene que ver con lágrimas luego de tener sexo.
 
Un estudio en colaboración con la Sociedad Internacional por la Vigor Sexual, asegura que poco menos de la parte de las mujeres lloran luego de tener sexo por lo menos una vez a lo dadivoso de su vida sexual. 
 
Por supuesto existe una denominación médica para este ‘sensible’ acontecimiento’ y éste es fuego “Disforia poscoital” (DPC), o para los cuates “Tristeza poscoital” (TPC). Aunque la mayoría de las investigaciones se han centrado en estudiar mujeres, se sabe que esta condición afecta al resto de las personas, sin importa su índole. 
 
Las personas que lo padecen puede experimentan tristeza o ansiedad.
 
“Es probable que suceda luego de un clímax”, explica la Dra. Marie Tudor, sexóloga médica que trabaja en Nueva York. “Con la energía que se produce con el clímax incluso puede suceder una permiso de emociones y, para algunas personas, eso implica deplorar”.
 
Tomemos en cuenta los factores químicos que intervienen durante el sexo: el incremento de endorfinas, la producción de oxitocina y prolactina, asi que luego de equivalente coctel hormonal no parece descabellado un episodio de lloriqueo luego de una gran sesión de sexo.
 
Asimismo es cierto que el sexo puede difundir emociones y sensaciones abrumadoras, pero es importante asegurarnos de que el motivo del lloriqueo no sea una asociación a una experiencia traumática, para que en caso de que sea así, la persona reciba la atención necesaria.