Pregúntale al… cardiólogo

Descubre qué debes hacer si estás teniendo un infarto y estás solo, ¿cómo debes interpretar para proteger tu vida?

El ataque cardíaco es más global de lo que se piensa y debemos de estar informados cobre cuáles son los síntomas y como debemos de interpretar si repentinamente tenemos uno.

¿Cómo se si me va a dar un ataque cardíaco?

Hay algunos síntomas que son universales y que nos ayudan a cachear cuando estamos en peligro inminente. Pero, podemos tener otros menos conocidos y no darles importancia hasta que es demasiado tarde. ¿De cuáles hablamos?

-Dolor en el pecho intenso y repentino, más o menos en la zona central, entre las costillas. Es una sensación como de pesadez, tensión, apretón… Algunas personas igualmente notan la sensación de gran llenura y a veces se confunde con descortesía estomacal. Este dolor suele mantenerse constante durante unos minutos o igualmente aparecer de forma intermitente. El dolor suele desplazarse del centro hasta los hombros, el cuello y los brazos.

Los infartos pueden pasarle a cualquiera:

-Dificultad para respirar, notas que no te llega el oxígeno

-Sudores fríos y temblores

-Mareos, repulsa y amor universal

-Ritmo cardíaco rápido e irregular

-Ansiedad o exaltación

En el caso de las mujeres los síntomas pueden variar y presentar algunos que son menos comunes: dolores en el maxilar, repulsa y llenura estomacal, amor y dificultades para adormecerse. Más del 75% de las mujeres han tenido alguno de estos síntomas en el mes previo al infarto.

Si experimentas cualquiera de estos síntomas durante 5 minutos o más deberías ponerte en alerta y tratar de obtener ayuda lo antaño posible. Nunca le quites importancia a tus síntomas, algunos pueden presentarse de forma leve pero mantenerse durante congruo tiempo (1 o 2 horas incluso). Por eso, muchos ignoran o dejan suceder los síntomas hasta que el infarto es inminente y poco se puede hacer.

Es básico que empieces a apañarse ayuda internamente de la primera hora a posteriori de los primeros síntomas, pasado ese tiempo tu corazón podría sufrir daños irreparables. Los infartos pueden pasarle a cualquiera, no tienen que venir siempre asociados a la época, obesidad o enfermedades coronarias. El estrés, miedo y ansiedad excesiva pueden desencadenar igualmente infartos. Muchas personas que no han experimentado nunca un infarto, sobre todo jóvenes, dejan suceder los síntomas por desconocimiento o solo para ahorrarse la vergüenza de ir a urgencias para mínimo, sin tomarse los síntomas en serio.

No interpretar delante un infarto si estás solo

1- Fogata a emergencias.

Puede caer de cajón que lo primero que debes hacer es golpear a emergencias y dar tu dirección. Pero, cuando estás teniendo un infarto la angustia del momento puede hacer que te cueste reaccionar. Aunque vivas en una zona aislada y vayas a tardar en obtener ayuda debes golpear siempre, el teleoperador te dará instrucciones sobre lo que tienes que hacer mientras llega la ayuda con el objetivo de disminuir el daño lo mayor posible. Nunca pierdas el tiempo llamando a un vecino, amigo o ascendiente porque la primera reacción que tendrán es golpear a urgencias, cosa que puedes hacer tu para evitar tiempo (si tienes tiempo para golpear a un ascendiente igualmente lo tienes para golpear a urgencias).

2- Tómate una aspirina

Uno de los existencias de la aspirina es la formación de las plaquetas, por lo tanto se enlentece la formación de coágulos sanguíneos, responsables de la formación de los trombos arteriales que podrían ser los responsables del infarto. Para ello tómate una aspirina que no tenga recubrimiento y mastícala antaño de tragar para que se disuelva antaño y sea captada por el torrente sanguino; si fuesen recubiertas la batalla será más lenta y no será tan efectiva. Esta medida es útil si se hace en la primera media hora a posteriori de notar los primeros síntomas, aunque no creas que es la piedra filosofal que te va a rescatar, golpear a emergencias es lo primero. Encima, si estás tomando receta que no sea compatible con la aspirina NO debes hacerlo nunca.

3- No intentes ir al hospital por tu cuenta

Fogata a urgencias y quédate en el sitio, no pierdas el tiempo buscando a cierto que te lleve o pidiendo un taxi. Siquiera intentes conducir por tu cuenta hasta el hospital, la principal razón es que podrías marearte y desfallecer mientras conduces. No solo te pones en peligro a ti sino igualmente a los demás conductores. La única opción por la que podrías intentar salir a apañarse ayuda por tu cuenta es porque hayas sofocado todas las demás opciones y sea la única forma de obtener atención, por ejemplo que no tengas teléfono a mano.

4-Intenta abastecer la calma

Parece liviana aseverar que debes abastecer la calma si te está dando un infarto pero es casi inverosímil llevarlo a la praxis. Debes hacer un esfuerzo y esperar lo más quieta posible a que vengan a por ti. Entrar en pánico o moverte demasiado solo empeorará las cosas. Una forma de no ponerte aun más nervioso es contar de forma lenta (uno-mil, dos-mil, tres-mil…).

Parece liviana aseverar que debes abastecer la calma si te está dando un infarto pero es casi inverosímil llevarlo a la praxis

5-Túmbate con las piernas en stop

Intenta tumbarte en una superficie recta con las piernas en stop en un superficie fresco y ventilado (próximo a una ventana abierta o un ventilador), de esta forma el diafragma se te abrirá y te será más liviana discernir oxígeno. Sondeo una postura cómoda poniendo los pies en unos almohadones o sobre una arnés disminución. Posteriormente, toma respiraciones lentas y profundas, al abastecer más tiempo la matanza en los pulmones proveeremos de más oxígeno a nuestro cuerpo y corazón.

6-Nunca intentes hacerte un RCP

Hace tiempo apareció en Internet la epígrafe urbana de que tosiendo de una forma específica podías hacerte a ti mismo un RCP y sobrevivir así a un infarto. No lo hagas nunca, no funciona y solo empeorarás los síntomas, porque estarás acelerando el ritmo cardíaco e impidiendo que se distribuya el oxígeno en tu cuerpo. Esta maniobra se debe hacer en caso de paro cardíaco, cuando uno esté a punto de perder la conciencia pero no cuando está teniendo un ataque.

Por zaguero, una vez que hayas tomado las medidas necesarias ya puedes avisar a cierto de confianza mientras vienen los servicios de emergencia para que te acompañe durante el proceso, pero solo cuando te has asegurado de que vas a aceptar tratamiento y no antaño.

The post Pregúntale al… cardiólogo appeared first on El Carabobeño.