Presta atención a las pequeñas señales y lucha contra el linfoma

Los síntomas suelen ser similares a otras enfermedades menos graves y confundirse con una resfriado o una simple penuria: fiebres recurrentes, cansancio o, de pronto, error de aliento y tos. Son algunas pequeñas señales del linfoma, sobre las cuales hay que prestarles atención para que estos pacientes puedan tener calidad de vida.

Y premeditadamente hoy, 15 de septiembre, se conmemora el Día Mundial de la lucha contra el Linfoma, aniversario en la cual las distintas organizaciones dedicadas al tema a escalera total unen esfuerzos para gestar conciencia sobre esta enfermedad.

Para cultivar una civilización preventiva de lozanía, la Clínica Santa Sofía comparte la información derivada de la campaña de la Coalición del Linfoma para el 2017, invitando a las personas con linfoma y a las personas de su entorno a prestar atención a los detalles que pueden hacer la diferencia, tales como:el apoyo emocional,colaboración continua e informarse sobre el su subtipo específico que padecen.

Adicionalmente les informa que pueden unirse a la conversación que promueven en las redes sociales y compartir su historia utilizando la epíteto #EverythingChanges (#TodoCambia en gachupin).

A los profesionales de la lozanía, los invitan a tomarse el tiempo para hacer pequeñas cosas que hagan la diferencia para los pacientes,tomando como ejemplo, el propiciar conversaciones para informarlos sobre los detalles del subtipo específico de linfoma que los afectan.

Por otra parte, la Coalición del Linfoma explica que el divulgado en normal todavía puede ayudar en esta lucha, al estudiar a ojear los signos y síntomas del linfoma, y si son detectados, consultar al médico, aunque se trate de pequeñas señales, ya que son fácilmente confundibles con patologías comunes en la población.

Algunos de los síntomas frecuentes del Linfoma, son:

  • Hinchazón indolora en un ganglio nodular
  • Escalofríos y cambios de temperatura
  • Fiebres recurrentes y sudoración excesiva por la tenebrosidad
  • Pérdida involuntaria de peso
  • Pérdida de apetito
  • Cansancio persistente y error de energía
  • Desidia de aliento y tos

Otro aspecto a resaltar sobre el Linfoma, es la importancia de que los pacientes conozcan el subtipo exacto que padecen.

GLOBOCAN, el organismo mundial que rastrea la incidencia, la mortalidad y la prevalencia de cáncer, sólo distingue entre el Linfoma de Hodgkin (HL) y el Linfoma No Hodgkin (LNH). Aunque explica que es necesario que el LNH sea rastreado por subtipo, ya que existen más de 60 variantes que requieren diagnósticos únicos, diferentes enfoques de tratamiento, e informes independientes para que los pacientes reciban el cuidado específico de su subtipo.

Si desea conocer más información sobre el Día Mundial del Linfoma visite:

http://www.lymphomacoalition.org