¿Sabías que es el tránsito lento?

Hinchazón y pesadez son esos síntomas molestos que a ciertas personas suelen presentárseles luego de ingerir alimentos y que tienden a que se les “inflame” la pancita. Es la temida constipación. Malestares que pueden repercutir, en decano o beocio medida, en la persona, a nivel emocional, acarreando malhumor, irritabilidad, angustia personas creen que están constipadas cuando no tienen una deposición diaria del intestino pero, en sinceridad, su funcionamiento intestinal puede ser totalmente regular. No hay una frecuencia de deposición “ideal”. Depende del organismo de cada persona. La frecuencia “habitual” puede variar desde 3 veces por día hasta tres veces por semana. A lo que debemos enfocarnos es a la “calidad” de la deposición: si es dolorosa, dificultosa y si se acompaña de sensación de deposición incompleta.

¿Cuáles son las causas del tránsito pausado?

Si adecuadamente generalmente el origen de estos síntomas es “cómodo”, puede ser indicativo de alguna cambio de tipo “orgánica”. Resulta fundamental la consulta al gastroenterólogo para identificar la causa en cada caso particular y adecuar el tratamiento.

Habiendo descartado una causa orgánica, el tránsito pausado puede ser correcto a una conjunción de factores relacionados con el estilo de vida y la nutriente.

  • El trajín de las actividades diarias, con largas jornadas laborales (a veces con solo media hora para el refrigerio) y una larga registro de actividades programadas para cada día lleva a no entregarse el tiempo necesario a la nutriente ni a la deposición. Muchas veces ni registramos lo que comimos ese día, ni cuánto y siquiera si evacuamos el intestino. Esta pérdida de registro o postergación de nuestras deyección biológicas, provoca, en decano o beocio medida una cambio en el tránsito intestinal.
  • El tipo de nutriente juega un papel central en este problema y por lo tanto es un punto esencia de empalme para su resolución. Incorporar hábitos saludables que favorezcan la regularización del tránsito intestinal es el primer paso cerca de nuestro bienestar interior.
  • Otros factores que pueden influir son:

– La error de actividad física regular.

– El sobrepeso

– La ingesta crónica de laxantes y de ciertos medicamentos.

6 consejos anti-tránsito pausado

Dada la multicausalidad de esta condición, el empalme para su manejo zapatilla diversos aspectos del estilo de vida y la nutriente enfocados a:

– Reeducar el rutina retrete: averiguar un ámbito y momento adecuados. Usualmente se recomienda entregarse unos minutos luego del desayuno o la primera comida del día, que es cuando se estimula con decano intensidad el refleja gastrocólico.

Aumentar la ingesta de líquidos: Se recomienda por lo menos 2 litros diarios para alcanzar la hidratación adecuada del memo, facilitando su paso a través el intestino. Nominar preferentemente líquidos fríos ya que esta temperatura resulta un estímulo del tránsito intestinal.

Aumentar  la ingesta de fibras (ver “la dieta rica en fibras”).

Realizar actividad física periódica: El examen regular ayuda a estimular la actividad intestinal.

–Evitar el uso de laxantes (sin indicación médica) pues producen “acostumbramiento”. El intestino se habitúa a que un estímulo foráneo, el relajante, es el que moviliza la materia fecal. Cuando se discontinua el uso de estas sustancias, el colon no realiza su función adecuadamente y empeora la constipación.

Estar atento al uso diario de ciertos medicamentos que pueden provocar constipación. Consulte con su médico al respecto.