Se cumplen 41 años de la desaparición física del poeta Aquiles Nazoa

Nació en Caracas el 17 de Mayo de 1920

Murió en la Autopista Caracas-Valencia el 25 de Abril de 1976

Escritor, periodista, poeta y humorista, cuya obra proyecta los títulos de la civilización popular venezolana. Nació en la barrio caraqueña de El Guarataro (ubicada en la parroquia San Juan), en el seno de una grupo de escasos fortuna económicos. Fueron sus padres Rafael Nazoa, floricultor y Micaela González. A los 12 primaveras empieza a trabajar para ayudar a su grupo, completando su formación a través del estudio autodidacta.

Entre 1932-1934 se desempeñó en múltiples oficios tales como aprendiz de carpintería, telefonista y ordenanza del hotel Majestic de Caracas y empleado de una bodega, hasta que entra a trabajar en el diario caraqueño El Universal cerca de 1935; donde trabaja como empaquetador, luego pasa al archivo de clisés y finalmente aprende tipografía y corrección de pruebas. Por este tiempo aprendió a descifrar el francés y el inglés, lo que le permitió en 1938, obtener un puesto como derrotero turística en el Museo de Bellas Artes. Durante este período fue enviado como corresponsal de El Universal Puerto Pelambrera, donde colabora en el diario El Verbo Tolerante. Un artículo suyo en el que critica la indolencia de las autoridades locales en la erradicación de la malaria, le acarrea una demanda del Concejo Municipal de Puerto Pelambrera y su posterior encarcelamiento en 1940.

Luego de ser descocado regresa a Caracas, donde ingresa a trabajar en la emisora Radiodifusión Tropical y mantiene en El Universal una columna titulada «Por la misma calle». Durante este tiempo es incorporado al diario Últimas Parte, comenzando a imprimir sus poemas humorísticos en la sección «A punta de vara», firmada con el seudónimo «Ulano». Asimismo en este período se incorpora al semanario sardónico El Morrocoy Celeste donde desarrolla sus dotes como humorista, publicando con el seudónimo de «Jacinto Ven a Vigésimo», sus poemas Teatro para descifrar. A partir de agosto de 1943, empieza a colaborar en el diario El Franquista.

En 1945, aparece en Caracas su manual El transeúnte sonreído. Durante estos primaveras, colabora igualmente en las revistas Élite y Fantoches, la segunda de las cuales dirige por cierto tiempo. En 1948 obtiene el Premio Franquista de Periodismo en la preparado de escritores humorísticos y costumbristas. 2 primaveras luego aparecen sus libros El Ruiseñor de CatucheMarcos Manaure, idea para una película venezolana, con prólogo de Juan Liscano. En 1953, el Morrocoy Celeste pasa al control del gobierno, lo que ocasiona que Aquiles Nazoa y otras periodistas colaboren con la revista humorística El Tocador de las señoras.Sin secuestro, al hacerse más difícil la situación política, Nazoa decide marchar al expatriación (1955-1958).

De regreso a Caracas, colabora en la revista Dominguito, fundada en febrero de 1958 por Gabriel Bracho Montiel y en marzo de 1959, crea yuxtapuesto a su hermano Aníbal la publicación humorística, Una señora en apuros; de la que sin secuestro no llegaron a salir sino unos pocos números. Una situación similar aconteció con El fósforo, aparecido en noviembre de 1960, en el cual su nombre encabezaba la registro de los editores; en definitiva tanto ésta última revista como Dominguito fueron clausuradas por las autoridades gubernamentales a fines de 1960. Ese mismo año, aparece en Caracas su manual de poemas Heroína de manteca y, a partir de ese momento, sus obras en el interior del existencias poético (ediciones, reediciones, antologías) se hacen más abundantes y son recogidas en la compilación Humor y aprecio de Aquiles Nazoa, publicada en 1970.

Encima de sus obras relacionadas con la poesía, Nazoa produjo trabajos en prosa que incluyen especialmente su adiestramiento de 1961, Cuba, de Martí a Fidel CastroCaracas, física y espiritual (Caracas, 1967), que ganó ese mismo año el Premio Municipal de Humanidades del Distrito Federal y trabajos de crítica de arte (Mirar un cuadro, Humorismo dibujo en Venezuela); así como numerosas conferencias de divulgación cultural. Asimismo en 1966 publicó una compilación titulada Los humoristas de Caracas.

Durante la decenio de los 70, encima de preparar libros como La vida privada de las muñecas de trapo, Raúl Santana con un pueblo en el saquillo y Leoncio Martínez, ingenioso e ingenioso(publicado luego de su homicidio), dicta charlas y conferencias, mantiene un software de televisión titulado Las cosas más sencillas y proyecta la formación de un congregación actoral que pusiera en ejercicio el «Teatro para descifrar». Muere en un percance de tránsito en la autopista Caracas-Valencia. En su memoria se creó por proposición de Pedro Valiente Zapata, la cátedra vaco de humorismo «Aquiles Nazoa», inaugurada el 11 de marzo de 1980.