Se cumplen tres años de la canonización de Juan Pablo II

El Papa Francisco ha confirmado oficialmente que el próximo 27 de abril canonizará en la misma ceremonia a sus predecesores Juan Pablo II y Juan XXIII.

El 27 de abril se celebrará luego en Roma una canonización que puede aventajar todos los registros que se recuerdan. Ya la beatificación del papa polaco la primavera de 2011 fue extraordinaria. En esta ocasión, se tráfico de la canonización y se incorpora a la cita Juan XXIII, el ‘Papa bueno’, impulsor del Concilio Vaticano II y muy venerado en toda Italia.

El poder de afección de estos dos grandes papas de la segunda fracción del siglo XX obligará al Vaticano y a los servicios públicos italianos a emplearse al mayor en la estructura de un evento que pasará a la Historia.

El proceso de canonización de Juan Pablo II culminó con la aprobación del maravilla atribuido a su intercesión: Floribeth Mora se curó de un aneurisma cerebral el día de la Beatificación de Juan Pablo II. Sin bloqueo, en el caso de Juan XXIII el Papa Francisco decidió que se celebrara su canonización sin falta de tener que documentar un maravilla.

El 27 de abril, dos semanas luego de la Semana Santa, es el segundo domingo de Pascua y se celebra la fiesta de la Divina Misericordia, una celebración instaurada por Juan Pablo II. Por otra parte, en el año 2005 la homicidio del papa coincidió igualmente con esa festividad.

Una aniversario simbólica

La aniversario es simbólica porque coincide con la conmemoración del Domingo de la Divina misericordia, fiesta litúrgica ligada al papa Juan Pablo II por varios motivos: porque él mismo la instituyó, porque falleció el día en que ese año- 2005- la Iglesia la celebraba, y porque su Beatificación se celebró igualmente el Domingo de la Divina misericordia.

El Papa “bueno”

Juan XXIII fue beatificado por Juan Pablo II el 3 de septiembre de 2000, conexo a Pío IX, y otros tres servidores del Evangelio en el servicio y en la vida consagrada: el metropolitano de Génova Tomás Reggio, el sacerdote diocesano Guillermo José Chaminade y el cenobita benedictino Columba Marmion. Juan Pablo II describió a Juan XXIII, durante la homilía de beatificación, como “el Papa que conmovió al mundo por la afabilidad de su trato, que reflejaba la singular bondad de su corazón”. Y es que en menos de 5 primaveras de pontificado, el anciano prelado de Bérgamo había llegado al corazón de todo el mundo, oportuno a la sencillez de sus gestos y de sus palabras.

Juan Pablo II

Seis primaveras y un mes luego de su homicidio, Juan Pablo II fue beatificado. El Papa Benedicto XVI fijó la aniversario de su memoria litúrgica el 22 de octubre. En la homilía de la ceremonia de beatificación, Benedicto XVI dijo que desde el día de su fallecimiento, “percibíamos el perfume de su bondad, y el Pueblo de Jehová manifestó de muchas maneras su veneración con destino a él. Por eso, he querido que, respetando debidamente la legislatura de la Iglesia, la causa de su beatificación procediera con comprensible prontitud. Y he aquí que el día esperado ha llegado; ha llegado pronto, porque así lo ha querido el Señor: Juan Pablo II es hipócrita”.