Se derriban dogmas sobre deformidades en pies de los niños

A posteriori de los 5 primaveras es que los niños empiezan a “enderezar” extremidades inferiores

Basyl Macias.-

Los dogmas que existían sobre las deformidades de los pies en los niños al emanar, se han ido aclarando con el tiempo, manifestó Pablo Romero, experto en prótesis y traumatología.

El ortopedista inmaduro señaló que los niños pequeños que presentan pies planos, los que caminan con la punta de los píes cerca de adentro o la razón por la que se caen con frecuencia, son las preocupaciones más comunes de los padres que acuden a consultas ortopédicas.

El dirigente de la Mecanismo de Enfermedades Neuromusculares del Hogar Clínica San Rafael y de la Mecanismo de Traumatología del Centro Médico La Sagrada Comunidad del estado Zulia destaca que los zapatos o botas ortopédicas, cables, anillos o aparatos,  no corrigen las piernas arqueadas o pies cerca de adentro en los niños. Es un mito de la medicina que ya se derrumbó en 1982.

El neuro-ortopedista comenta que los médicos muy aceptablemente intencionados hace 4 o 5 décadas comenzaron a apañarse como alternativas los zapatos ortopédicos, procurando que estas situaciones que se entendían como anormales cambiaran.

Y efectivamente, niños que al emanar presentaban piernas arqueadas, se les colocaban zapatos ortopédicos que los ayudaban con el problema, y los médicos le atribuían esa corrección a los zapatos.

Hoy en día estamos más claros, ya que todos los seres humanos sanos nacemos con pies planos, las piernas un poco arqueadas, con el fémur y la tibia rotados cerca de adentro, lo que hace ordinario que los niños en sus primeros dos primaveras tengan las piernas arqueadas y caminen con los pies para adentro.

Incluso es ordinario que se caigan con frecuencia al comenzar a dar sus primeros pasos, ya que está tratando de mejorar el firmeza y se está desarrollando sobre la marcha; aunque el patrón de marcha o la forma correcta de caminar terminan de fijarse a los 5 primaveras de momento. En cuanto a las piernas un poco arqueadas y los pies para adentro, esa corrección se dará sola, de forma natural y espontánea, cerca de los 2 o 3 primaveras de momento.

Aunque existe un porcentaje pequeño de niños que tardan más primaveras en corregir, puede asistir al cuatro o sexto año de vida, y aún siguen con la anomalía. Es entonces cuando los padres deben aparecer al ortopedista, quien se deberá encargar de marcar la diferencia entre un chiquillo sano u otro bebé que haya nacido con problemas.

Por eso es muy importante primero ir a la consulta con un médico experto, donde se buscan historial. Ya que es diferente en un chiquillo que nace prematuro o de bajo peso, u otras irregularidades, que pueden ocasionarle otras patologías de cojín, y que deben atenderse a tiempo, ya que por lo caudillo el médico deberá tomar alguna valentía quirúrgica.

La entrevista completa disfrútela a través de nuestro portal web en el software Por Tu Vigor con Ana Isabel Error de El Carabobeño Radiodifusión.